Los trabajadores en la sucesión de la empresa

0
381

¿Qué papel juegan los trabajadores en la sucesión de la empresa? ¿Qué implicaciones tiene para los trabajadores que se produzca una sucesión empresarial? Vamos a intentar en las siguientes líneas dar respuesta a ambas cuestiones, pero para poder dar respuesta a las mismas primero debe hacerse un acercamiento al mismo concepto de sucesión empresarial.

¿Qué es la sucesión empresarial? Con esta pregunta puede iniciarse un tema que resulta absolutamente trascendente en el mundo actual, y la pregunta a tal cuestión no puede resultar más simple: existe sucesión empresarial cuando la empresa cambia de titularidad, es decir, cuando una empresa de tener como propietario en lugar de a un empresario a otro.

Cuando se produce un cambio de titularidad en la empresa se da una sucesión empresarial y una de las dudas más comunes que se plantean entonces es qué sucede con los trabajadores de la empresa que ha visto traspasada su titularidad.

Muchas personas se piensan que cuando una empresa es vendida o cambiada de titularidad en cualquiera de sus formas los trabajadores quedan automáticamente despedidos y eso no es cierto, ni mucho menos.

Los trabajadores con contrato en vigor en el momento de producirse la sucesión empresarial deben saber y tener muy presente que de entrada el nuevo titular de la empresa resulta obligado a subrogarse a los mismos.

trabajadores en la sucesión de la empresa

Dicho de otro modo lo anterior, aunque se produzca un cambio de titularidad en la empresa los trabajadores siguen manteniendo los mismos derechos y deberes, siguen manteniendo en vigor el mismo contrato que les unía al anterior empresario. Lo único que cambia es el titular de la empresa, no los derechos y obligaciones de esta con los trabajadores que ya estaban contratados.

Todo ello se encuentra específicamente regulado por el actual artículo 44 del vigente Estatuto de los Trabajadores. Es en tal punto donde se articula al completo, en la forma y en el fondo aquello que sucede con los contratos de trabajo preexistentes al momento de la sucesión, pero tal y como se indicaba puede decirse que el gran titular es que nada cambia, que todo debe seguir igual y que los trabajadores siguen con el mismo contrato de trabajo en vigor.

Interesante resulta también mencionar que del mismo modo que, de entrada, las relaciones laborales entre los trabajadores y la empresa donde se ha producido la sucesión no se ven afectados en modo alguno por la misma, tampoco se ven afectadas las condiciones establecidas en el convenio que existía pactado, pues el mismo permanecerá plenamente activo e inalterado durante la vigencia del mismo.

Finalmente, indicar dos puntos que también resultan esenciales al respecto de la sucesión empresarial y la afectación en los trabajadores de ésta: cuando se produzca una sucesión la misma deberá de ser comunicada detalladamente a los representantes legales de los trabajadores y los nuevos propietarios de la empresa no sólo quedarán sujetos a los contratos pre-existentes, sino que estarán también sujetos a las deudas y obligaciones nacidas en la compañía en los tres años anteriores a su entrada.