Novedades en las bajas laborales

0
324

Mucho se ha hablado en los últimos meses de las modificaciones que se han instaurado en el sistema de bajas laborales. La normativa se modificó y desde el 1 de diciembre del año pasado, del 2015, entraron en vigor importantes novedades que deben conocerse y que resumiremos en las siguientes líneas.

Sin duda alguna, dos de las novedades más importantes tienen relación con la necesidad de que a partir de la entrada en vigor de la nueva normativa los médicos deberán detallar concretamente el tiempo de baja del trabajador en el parte de baja de este y que dichas bajas también podrán ser emitidas por los médicos de urgencia, así como también por los médicos de las mutuas colaboradoras.

Hasta aquí puede quedar claro que se han introducido algunas modificaciones, y que las mismas pueden ciertamente resultar de un cierto calado, pero conviene no detenerse tan sólo en esas medidas y sobre todo conviene adentrarse en el impacto práctico que las modificaciones que se han instaurado tienen tanto en el empleado como en el empleador, es decir, tanto en el trabajador como en la empresa.

Así, la primera modificación de impacto es la que establece que a partir de ahora existirán cuatro tipos de partes de baja por incapacidad temporal según la duración de la baja:

El primer tipo será el de los partes de baja de muy corta duración, estos estarán destinados a las bajas de menos de cinco días. Para estas bajas el trabajador enfermo no deberá volver al médico a recoger ningún parte de alta del mismo pues la gran novedad que se establece es que en el mismo momento del parte de baja el profesional médico también emitirá el parte médico de alta.

El segundo tipo de parte será para aquellos partes de baja de corta duración, estos partes tendrán efecto para bajas con un tipo de baja superior a los cinco días, pero igual o inferior a los treinta días. En este tipo de partes la primera “renovación” del parte de baja, es decir la confirmación de la baja se realizará a los siente días, y luego a las dos semanas.

Se entrará en el tercer tipo de partes de baja para aquellas dolencias que requieran de bajas con un tiempo superior a los treinta días, pero inferior a los 61 días, es decir, para las bajas de una duración media. En estos casos, el primer parte de confirmación de la baja también se producirá a los siete días y todos los siguientes cada veintiocho días.

Finalmente, entrarán en la tipología de partes de baja para dolencias de larga duración aquellos partes que se emitan por un periodo de baja que sea superior a los sesenta y un días. En estos casos la renovación, es decir la confirmación, del primer parte de baja se realizará a los catorce días y luego, los siguientes, cada treinta y cinco días. Para estos supuestos tiene que tenerse presente que para las bajas con un periodo superior al año quien se encargará del control de los partes será la Seguridad Social.

Visto lo anterior puede plantearse la duda de que sucede si a un trabajador enfermo se le ha dado la baja por incapacidad temporal por un periodo determinado y luego, transcurrido ese periodo, el trabajador cree que no se encuentra en condiciones de regresar al trabajo. Bien, en estos casos si el profesional médico considera que el trabajador no se encuentra en condiciones de regresar al trabajo en el plazo inicialmente estimado podrá realizar una modificación de la fecha de alta. En el caso de que el profesional médico no lo considere así y el trabajador no esté de acuerdo con tal decisión, éste último podrá impugnar -en el plazo establecido de cuatro días- el alta ante la Seguridad Social mediante formulario destinado a tal efecto.

Más allá de las modificaciones implementadas y las formas de operar a partir de ahora para los supuestos de baja temporal, lo que resulta claro y notorio es que va a existir un mayor control sobre las bajas laborales. Sin duda alguna, una necesidad ineludible para un efectivo y más eficaz de los sistemas de protección de la Seguridad Social, una necesidad imperiosa y un beneficio para todos y para todas, un beneficio para el mismo sistema y un beneficio para todas las empresas y para todas y todos los empleados que trabajan en las empresas.