Nuevas inspecciones sobre el trabajo autónomo

0
1375

En un Informe del Parlamento europeo sobre la protección social para todos, incluidos los trabajadores autónomos (o así lo han bautizado) de la Comisión de Empleo y Asuntos Sociales, se han presentado una serie de propuestas en las que, tal como se avanza en el título, se solicita, o más bien se exige, una mayor protección social (entre otras cosas) para los trabajadores autónomos de nuestro País. Esta resolución europea deberá aún pasar por Pleno para ser aprobada.

En el Informe se presentan una serie de propuestas, que se formulan tras el análisis de la legislación actual Internacional y teniendo en cuenta una serie de consideraciones importantes que funcionan como punto de partida a las observaciones posteriores.

Informe del Parlamento europeo sobre el trabajo autónomoConsideraciones de la Comisión para la emisión del presente Informe:

La seguridad social debe verse como un derecho fundamental propio de nuestro modelo social europeo, que conlleva llevar el bienestar vital a todos los miembros de la Sociedad, y como tal, la necesidad de coordinar estos aspectos a nivel europeo, en un mundo global de internacionalización profesional.

Se debe reconocer que a pesar de la necesidad en esta época de crisis de una mayor inversión en protección social, los Gobiernos se han visto obligados a realizar recortes en el gasto público, con lo que ello supone.

Por otro lado, la realidad en cuanto a la protección de los trabajadores en determinados sectores deja mucho que desear y ante las nuevas formas de empleo que surgen de las nuevas condiciones y modelos laborales, aquellos trabajadores autónomos pueden verse obligados a aceptar condiciones laborales abusivas y carentes de la protección laboral que merecen.

Exponen el convencimiento de que existen una serie de desigualdades en el ámbito de la mujer trabajadora y autónoma que agravan aún más si cabe esta situación y además denuncian la inexistencia para los autónomos de unos derechos de pensión adecuados, así como de otros derechos por enfermedad, vacaciones pagadas y demás.

Tienen en cuenta a su vez la figura del “falso trabajo autónomo” y los abusos a la ley y los derechos de los trabajadores que esta genera, porque se considera una forma “de evasión parcial de cotizaciones de difícil detección que socava la sostenibilidad y la adecuación de los regímenes de pensiones y les resta recursos de vital importancia”.

Y se reconoce que el sector autónomos como un grupo de profesionales que crece paulatinamente y en el que existe una falta de datos fiables y de información sobre todos los aspectos laborales y, finalmente, que estos trabajadores autónomos nacen en muchos casos de la falta de otras oportunidades de empleo que les restan posibilidades de acceder a una buena pensión, o incluso a la sindicación en las condiciones actuales.

Partiendo de estas consideraciones se elaboran una serie de propuestas que pasamos a resumir del siguiente modo:

Seguridad Social para todos.

Se precisa una actualización constante de los sistemas de protección social gestionados a nivel europeo, solicitando a los Países garantías suficientes para el mantenimiento del Sistema de Seguridad Social, especialmente en épocas de crisis, desarrollando estrategias de mejora de la seguridad social en consonancia con las propuestas de la OIT.

En el Informe se solicita además la garantía de que todos los trabajadores (incluidos los autónomos), independientemente de su tipo de contrato, puedan recibir la formación necesaria que se organice a través de ofertas públicas.

Además el Informe aboga porque se facilite el acceso al trabajo de los jóvenes sin detrimento de sus derechos a la Seguridad Social y garantizando su protección en la adquisición de su experiencia laboral. Y también recuerda que no se debe ver a las personas de edad avanzada como una carga económica en materia de pensiones, sino como una oportunidad de aprender de la experiencia vital de generaciones anteriores.

Un punto importante es la exigencia de crear “estructuras asequibles educativas y de atención infantil y garanticen el acceso de los trabajadores autónomos a los servicios públicos y a las ventajas fiscales y sociales correspondientes en relación con la atención infantil”.

Solicita la conciliación de la vida laboral y personal, con el fin de que muchos trabajadores no tengan que recurrir al trabajo autónomo como una salida a las dificultades de conciliación entre las mismas.

Del mismo modo se pide que se fomente la auto-organización de los autónomos para ejercer el poder de defensa colectiva.

Y en cuanto a la discriminación de la mujer trabajadora, pide que los Gobiernos “adopten medidas para combatir todas las formas de discriminación en el mercado de trabajo, en particular la discriminación de la mujer, así como medidas de protección social para que las mujeres no reciban salarios y prestaciones sociales, incluidas las pensiones, inferiores a las de los hombres por un mismo trabajo, para garantizar la protección de la maternidad, para adoptar medidas encaminadas a evitar el despido improcedente de trabajadoras durante el embarazo y para proteger a mujeres y hombres que tengan responsabilidades de prestación de cuidados frente al despido improcedente” y también exige que mejore “la seguridad y de la salud en el trabajo de la trabajadora embarazada, que haya dado a luz o en período de lactancia”. Sin duda alguna, este punto es de vital importancia y muy esperado en la Sociedad, pues no cabe duda que es necesaria la maternidad para asegurar futuras generaciones y por tanto hay que favorecer la misma.

Y si de puntos importantes tratados en el Informe hablamos, no podemos pasar por alto la solicitud de establecer un salario mínimo adecuado en cada Estado miembro.

Perseguir el trabajo no declarado y precario. Los “mini jobs”.

Llegamos aquí a uno de los punto más controvertidos (pues muchas opiniones que recogemos de las redes sociales y medios digitales rechazan este tipo de intromisión europea en la gestión de las inspecciones de nuestro País), pues la Comisión Europea que ha realizado el informe, solicita que, en nuestro caso, España, combata duramente contra aquellas empresas que generan trabajo precario, como por ejemplo los “mini jobs” o aquellos empleos a tiempo parcial que finalmente resultan ser falsos.

De igual modo, condena “el abuso de contratos de trabajo atípicos con el objetivo de eludir el cumplimiento de las obligaciones en materia de empleo y protección social”.

En relación con los puntos anteriores, se requieren unos sistemas de Inspección mejorados, que puedan dar respuesta a este tipo de situaciones irregulares en materia de trabajo que se están desarrollando en mayor o menor medida.

Flexiseguridad.

Con este término se hace referencia en el informe al adecuado equilibrio entre seguridad y flexibilidad del mercado laboral. De esta forma, se debe proporcionar cobertura social a aquellas personas que tengan contratos temporales o a tiempo parcial, asegurándoles además el derecho a la formación, fomentando de esta forma la sostenibilidad de los sistemas de seguridad social, que sin dicha flexiseguridad sería a todas luces inviable.

La seguridad social de los trabajadores autónomos. El falso trabajo autónomo.

En primer lugar, se solicita la dignificación del trabajo autónomo, como una forma de trabajo en aumento pero que debe ir acompañada de las necesarias y adecuadas medidas de protección social de estos trabajadores, conciliación del trabajo, así como una definición clara del trabajo autónomo y la necesidad de contar con datos estadísticos actualizados, todos ellos requisitos indispensable para impedir el riesgo del falso trabajo autónomo.

En relación con lo anterior, se solicita que los diferentes Estados miembros puedan intercambiar información con el fin de “proporcionar orientación sobre las diferentes formas del empleo atípico, incluido el trabajo autónomo, con vistas a ayudar a los Estados miembros a aplicar correctamente las legislaciones laborales y las medidas de protección social pertinentes a los trabajadores empleados en tales condiciones; considera también necesario que los Estados miembros identifiquen claramente el falso trabajo autónomo y sancionen a los empresarios si se constatan y acreditan tales casos”.

Para finalizar este artículo resumiremos algunos puntos importantes, como la necesidad recogida en el Informe de ampliar la protección social mencionada más arriba en cuanto a diversos aspectos como la jubilación, los permisos de maternidad, el desempleo, la incapacidad, etc. y que se mejoren los cauces informativos, para que todos los ciudadanos conozcan de primera mano cuáles son sus derechos de protección social.