Obligaciones de un apoderado

0
961

La figura de apoderado tiene distintos tipos de matices según sea el tipo de apoderamiento del que se trate pero, en general, puede decirse que un apoderado adquiere ciertas obligaciones, que pueden llegar a ser muy importantes, y conviene conocerlas.

Cabe decir que, tal y como se mencionaba, dependiendo del poder en cuestión, las obligaciones serán unas u otras para el apoderado, pero todos los apoderados tienen unas obligaciones de carácter común.

Entre estas obligaciones de carácter común está la de ser mayor de edad, si bien pudiera catalogarse a ello más como un requisito que no a una obligación, es decir, pudiera considerarse que ser mayor de edad es un requisito para poder ser apoderado y no una obligación del cargo de apoderado, la verdad es que ambas definiciones pueden ser, y son, ciertas.

Pues, si bien resulta claro que ser mayor de edad es un requisito para poder ejercer de apoderado, también resulta igual que cierto que es obligatorio ser mayor de edad para desempeñar dichas funciones. En el fondo no se está haciendo otra cosa que definir la misma forma de dos maneras diferentes.

Obligaciones de un apoderado

Una de las obligaciones más claras del apoderado es cumplir con plena competencia sus funciones. Eso es dedicarse a sus funciones, y hacerlo de una forma plena. Además habría que añadir que diligente y otros sinónimos, pero ese en todo caso sería otro tema.

Otra de las obligaciones exigidas a los apoderados es que el ejercicio de sus funciones no puede ser delegado. Dicho de otro modo, el apoderado está obligado a ejercer el mismo las funciones que le han sido encomendadas en calidad de apoderado de forma directa, sin poder delegar éstas en un tercero.

Resulta también obligación del apoderado seguir en todo momento las instrucciones que le da su representado. No debe olvidarse que el apoderado es aquella persona que representa la voluntad de su representado, por ello deberá atenderse a lo que el mismo le indique.

Del mismo modo que el apoderado debe de seguir las instrucciones de su representado también debe hacerlo protegiendo siempre los derechos de este. Dicho de otro modo, es obligación del apoderado velar por los intereses de su representado.

Siguiendo con el listado de obligaciones de un apoderado nombrar otra de las muy importantes: resulta obligación el apoderado no excederse en el alcance de sus funciones. Es decir, el poder le ha encomendado al apoderado unas determinadas funciones, ergo, el apoderado está apoderado única y exclusivamente para estas funciones, no para otras, no puede extralimitarse en modo alguno.

Y, finalmente, resulta también destacable que puede resultar obligatorio que el apoderado mantenga un registro de todas las actuaciones que realiza en calidad de apoderado. En este apartado cabe destacar el carácter condicional de la obligación ya que la misma sólo existirá si tal obligación viene por el exigencia de dicho registro por parte de quien otorga el poder, si el representado no lo exige no nacerá obligación alguna para el apoderado en este sentido.