Pensión de viudedad

0
20

El objeto de la pensión de viudedad es dar apoyo económico a la parte que se queda desprotegida después del fallecimiento de una contraparte que aportaba recursos económicos fruto de su trabajo a la relación. Para poder acceder y disponer de la pensión de viudedad existen ciertas condiciones, del mismo modo que existen algunas consideraciones sobre la misma que conviene conocer. Sobre ello es sobre lo que vamos a tratar en este artículo.

Pensión de viudedadLa pensión de viudedad se origina por el fallecimiento de una persona, una persona que debe encontrarse en situación de alta (o asimilada de alta) en el sistema de la Seguridad Social y que con su fallecimiento da derecho a sus beneficiaros a percibir dicha prestación.

Ahora bien, para que los beneficiarios de la persona fallecida tengan derecho a percibir dicha prestación deben darse otros requisitos, además de que la persona fallecida se encontrase dada de alta, o en situación asimilada de alta, en alguno de los regímenes admitidos en la Seguridad Social, para que los beneficiarios tengan derecho a percibir dicha prestación también deben cumplirse los siguientes requisitos:

El causante del nacimiento del derecho a percibir la prestación, es decir, la persona fallecida deberá haber estado cotizando un periodo mínimo de 500 días de forma ininterrumpida en el periodo de los 5 años anteriores a la fecha de su fallecimiento, esto aplica para los casos de fallecimiento por motivo de enfermedad común.

Si la persona fallecida no tenía obligación de cotizar, ese cómputo se realizará en la fecha que dejó de tener tal obligación de cotización.

Para los casos de muerte por enfermedad común, el plazo mínimo exigido de cotización para poder percibir la prestación relacionada con la pensión de viudedad es de 15 años.

No existe ningún tipo de exigencia ni en la cotización de los días anteriores al fallecimiento ni en los años de cotización exigida cuando el fallecimiento sea provocado por una enfermedad relacionada con el ámbito del trabajo o en la muerte por accidente, en este último caso sin importar si el accidente ha sido sufrido en el ámbito personal o en el ámbito profesional.

Los anteriores no son los únicos causantes que original el derecho de nacimiento de percibir una prestación de pensión de viudedad, ya que también lo son, por ejemplo, y siempre que se cumplan los periodos de cotización legalmente establecidos, los pensionistas (con las consideraciones legales que sobre los distintos grupos de estos se puedan realizar), los perceptores de incapacidad temporal, etc.

Pero, ¿quiénes son los beneficiarios de la pensión de viudedad? Bien, existen distintos posibles beneficiarios y los mismos son los siguientes: el cónyuge no fallecido de un matrimonio, la pareja de hecho y los divorciados, separados y personas que hayan visto su matrimonio declarado nulo.

Como último apunte, señalar que la pensión de viudedad es compatible con otras rentas del trabajo, así como con otras prestaciones de jubilación o incapacidad permanente que la persona beneficiaria pueda percibir, pero es incompatible con nuevas pensiones de viudedad que esa persona beneficiaria pudiera posteriormente tener derecho a recibir.