Planes de pensiones: supuestos de rescate

0
2029

Ya hace muchos años que los planes de pensiones son una interesante herramienta para planificar nuestra jubilación. Una herramienta a nuestro alcance, para que tengamos la edad que tengamos podamos ahorrar para cuando nos jubilemos, una herramienta que tiene muy importantes puntos a conocer, uno de ellos son los supuestos de rescate del mismo, hoy vamos a referirnos en este artículo a este concretos aspecto.

Supuestos de rescate en los planes de pensiones

El plan de pensiones por su propia naturaleza es una forma de ahorro a largo plazo pensada única y exclusivamente para planificar nuestra estabilidad económica cuando nos jubilemos, no es un producto pensado para el ahorro a corto plazo ni nada por el estilo, así que si lo que uno está buscando es un producto para tener los ahorros ahí pero poder disponer de ellos en poco tiempo de buen seguro que el plan de pensiones no es el producto adecuado para les fines.

Rescate pensionesY es que, precisamente por la naturaleza y objetivos de los planes de pensiones, los mismos desde siempre han sido muy poco disponibles, muy ilíquidos, es decir, los planes de pensiones están pensados para realizar aportaciones a los mismos que vayan generando una “bolsa de dinero” a nuestro favor para cuando llegue el momento de jubilarnos, no antes, y eso hace que, a priori, todo el dinero que depositemos en los planes de pensiones no podamos rescatarlo, no podamos sacarlo hasta que llegue nuestra edad de jubilación.

Lo anterior, que puede parecer un corsé, una limitación que puede desincentivar al ahorro, en realidad no es, o no debe ser así, y es una interesante medida para que el ahorro ahí depositado realmente sirva para el objetivo de ese producto, para otros objetivos como se comenta existen infinidad de productos financieros a nuestra disposición. Por el contrario, ese gran carácter ilíquido y su limitación en las opciones de rescate trae por ejemplo consigo otras ventajas análogas -pero asociadas- como el hecho por ejemplo de que los planes de pensiones son inembargables hasta el momento en el que se pueda hacer efectivo el rescate.

Ventanas de liquidez en los planes de pensiones

Así, y como hemos podido ver en los párrafos anteriores, los planes de pensiones son un producto de previsión, pensando para el ahorro a largo plazo y con un fin de utilidad social importante. Por ello los mismos cuentan también con importantes ventajas fiscales y otros atributos, pero a la vez cuentan con importantes limitaciones en su disponibilidad.

Así que, lo mejor para realizar un buen plan de pensiones, más allá de escoger nuestro perfil inversor (moderado, arriesgado, mixto) para decidir que tipo de plan nos conviene más, es importante que destinemos al mismo aquellos recursos que podamos desprendernos de ellos sin necesitarlos para el día a día, ello no quita que para que realizar un plan de pensiones que el día de mañana nos sea realmente útil es importante ser muy sistemático, pero ese serían otros temas, que desvirtuarían al objetivo inicial de este artículo y que en todo caso deberían tratarse en artículos independientes al respecto.

Regresando al tema de la falta de liquidez de los mismos, de la imposibilidad de rescatar los planes de pensiones, diremos que esa es la norma común, pero no resulta una verdad absoluta. Dicho de otro modo, los planes de pensiones no se pueden rescatar hasta el momento de la jubilación, salvo en los casos excepcionales dispuestos por ley. Supuestos especiales que la ley establece con el fin de otorgar lo que podemos denominar de ventanas de liquidez a las personas que en una situación de especial necesidad lo puedan precisar, por ello la ley establece históricamente los siguientes supuestos:

Los desempleados de larga duración, debidamente inscritos, que no cobren prestaciones contributivas, que hayan sido despedidos de forma ajena a su voluntad y que no respondan a despidos aprobados administrativamente en virtud de un ERE, podrán rescatar sus aportaciones realizadas en su plan o planes de pensiones.

También podrán proceder a rescatar los planes de pensiones aquellos participes aquejados de una enfermedad grave. Entendiendo por enfermedad grave aquello que resulta dispuesto al respecto en el RDL 34/2004. A todo ello, cabe sumar que las personas declaradas con incapacidad permanente total para la profesión habitual, así como aquellas que sean declaradas incapaces absolutas para cualquier trabajo o bien con grado de gran invalidez, también podrán proceder a rescatar sus planes de pensiones.

Volver a destacar que estos rescates son considerados como casos extraordinarios de rescate y que no se debe entender como que más allá de ellos se pueden rescatar los planes de pensiones, pues para nada es así.

Para nada es así, salvo en lo dispuesto recientemente en la Ley 1/2013. Ahora bien, en este caso nos debemos tomar lo que establece la ley más como una medida temporal con fecha de caducidad (2 años desde la entrada en vigor de la ley) que se ha incorporado para intentar paliar la desastrosa situación en la que han quedado muchas personas con el estallido de la burbuja inmobiliaria, que no en un supuesto de rescate en sí mismo. Así, la Ley 1/2013, establece que aquellas personas que se encuentren en un proceso de desahucio, y siempre y cuando cumplan los requisitos que exige la ley, podrán solicitar el rescate de sus planes de pensiones.

Por supuesto, a todo ello se suma la ya mencionada y -lógica- posibilidad de rescate por el participe llegada la edad legal de jubilación, o por sus herederos en cualquier momento en caso de fallecimiento de este.

Finalmente, destacar una medida que recientemente acaba de aprobar el gobierno español, que entrará en vigor el próximo 1 de enero del 2015 y que, con el fin de flexibilizar un poco las opciones de rescate y acercar a este producto (cada vez más importante para compensar la alicaída prestación de pensiones públicas) a un segmento de la población reticente al mismo por la ausencia de posibilidades mayores de rescate, establece que a partir de la fecha indicada los partícipes podrán realizar rescates de sus aportaciones una vez transcurran 10 años desde la realización de las mismas.