¿Qué es el apoderado aduanal?

0
571

El comercio exterior siempre ha sido importante, pero en las últimas décadas ha adquirido una importancia máxima. Con ello, todos los procesos, los procedimientos y los pasos y sistemas que lo conforman han ido avanzando, se han sofisticado y se han vuelto más específicos. Dentro de todo este ecosistema del comercio exterior existen distintas figuras muy necesarias, o indispensables en muchos casos, una de estas figuras es la del apoderado aduanal y es sobre la misma figura que vamos a hablar en este artículo.

El apoderado aduanal vendría a ser el cargo equivalente al agente aduanal pero con la salvedad, distinción y diferenciación funcional de que las funciones que puede realizar el primero quedan limitadas a todos aquellos trámites de la parte en cuestión que le haya autorizado para ello y no podrá prestar sus funciones con carácter general.

Así, el promover el despacho de mercancías para un tercero es la razón de ser de la figura del apoderado aduanal. Entendiendo siempre que dicho despacho incluirá los diferentes regímenes aduaneros que se encuentren.

Para entrar más concretamente en detalle de las funciones que tiene el apoderado aduanal puede decirse que el mismo debe aportar la información estadística que se le solicite a las autoridades competentes al respecto y que será la persona encargada de firmar todos los documentos originales generados, así como la copia de los documentos que correspondan para el transportista.

Qué es el apoderado aduanal

Es muy importante señalar que para poder ostentar la figura, el puesto, el cargo de apoderado aduanal, el mismo deberá prestar dicha función de forma personal y habitual. Dicho de otro modo, no puede delegar la función en otra persona, ni su labor puede ser meramente esporádica.

Por supuesto, dentro de las funciones detalladas del agente aduanal también se encuentran las de realizar, tal y como se ha comentado, todos aquellos trámites de despacho de mercancías que correspondan. Para ello deberá utilizar los medos electrónicos habilitados y deberá utilizar el número identificativo que le corresponda.

Aun en el ámbito de las tareas de identificación del agente aduanal decir que, el mismo estará obligado a identificarse personalmente en los recintos fiscales donde preste actuación. Dicho ello también alcanzará a las personas colaboradoras del agente aduanal que también intervengan en el proceso.

A colación de lo anterior decir que la identificación ante las autoridades competentes de todos aquellos colaboradores (empleados, subcontratados, etc.) con los que el agente aduanal vaya a contar para el asunto en cuestión deberán ser identificados detalladamente por este previamente a la intervención y participación de los mismos.

El agente aduanal restará obligado a la utilización de candados oficinales en aquellos contenedores y vehículos que corresponda. El mismo también resultará obligado a llevar un archivo de las mercancías peligrosas o especiales con las que trate, así como a llevar archivo de los documentos arancelarios que correspondan y también, entre otras muchas obligaciones, a realizar declaración del nombre y datos domiciliarios del destinatario o remitente del envío del cual se esté tratando en la operación.