¿Qué es el servicio de admisión?

0
372

Hay espacios, donde por sus características, tipos de usos, importancia y calado social, volumen de asistentes u otros motivos deben tener configurado un adecuado servicio de admisión. Este es el caso, por ejemplo, de las universidades o los hospitales. Vamos a hablar un poco en este artículo de aquello relacionado con este concepto, con el sistema de admisión.

Una de las funciones básicas de los servicios de admisión de cualquier centro o lugar que disponga de los mismos será prestar información, de prestar información relativa a todo aquello concerniente a la forma y los modos, al condicionado que se requiere para poder acceder al centro o lugar del que se trate.

Ahora bien, si bien resulta cierto que el prestar información es una de las funciones y tareas básicas y esenciales de los centros de admisión, también lo es que ni mucho menos el prestar información sobre las formas y condiciones de acceso al lugar son la única función de los servicios de admisión.

Los servicios de admisión también resultarán los encargados de ya no sólo ofrecer la información general relativa a los ingresos en el centro, y los traslados dentro del mismo, sino a la documentación concreta que para los accesos o traslados dentro del centro se requiere.

Qué es el servicio de admisión

A su vez, los servicios de admisión jugarán la pieza clave de recibir y analizar todas las solicitudes de admisión y de valorarlas y evaluarlas dictando su conformidad o rechazo en base a la regulación existente según sea el caso. Del mismo modo, la realización de todo tipo de trámites administrativos relacionado con la admisión es otra tarea y función básica de los servicios de admisión.

Tal y como ya se ha comentado, los hospitales y las universidades son dos claros ejemplos donde el servicio de admisión aplica plenamente pero, en realidad, no son -ni mucho menos- los únicos lugares donde el servicio de admisión resulta preceptivo. En realidad, puede decirse que cualquier lugar donde se exija el pago de una determinada cantidad para poder acceder al mismo, o que tenga requisitos formales de acceso, será un sitio sujeto a tener un servicio de admisión establecido.

Por supuesto, lógica y obviamente no resultarán idénticos ni tendrán funciones idénticas a todos los niveles un servicio de admisión de hospitales que un servicio de admisión de universidades o un servicio de admisión de cualquier evento que requiera del pago de una entrada (léase por ejemplo una entrada al cine, a conciertos musicales o al estado para ver al equipo favorito de un deporte preferido) pero en realidad todos ellos, todos están realizando con sus particularidades un servicio de admisión.

Entiéndase que, cuando se está hablando del servicio de admisión, no se está hablando directamente del derecho de admisión directamente pero sí que se hace de una forma indirecta. Y se hace de una forma indirecta pues, mientras que el servicio de admisión sería el proceso, el sistema establecido para admitir a alguien X en un servicio X, el derecho de admisión sería una parte normativa que afectaría al servicio pero no sería, ni es, el servicio de admisión en sí mismo.