¿Qué es el testamento ológrafo?

0
576

El testamento ológrafo no es quizás la forma más común de realizar un testamento, pero es una de las dos grandes formas de realizar un testamento. Dicho de otro modo, la forma más común de realizar el testamento es abierto ante notario, pero existen muchas personas que deciden no hacerlo así y la otra forma más escogida entonces es la del testamento ológrafo. Veamos qué es el testamento ológrafo y algunas consideraciones sobre el mismo.

Realizar un testamento ológrafo es realizar un testamento escrito a mano, de puño y letra de la persona testadora, y formado por él o ella mismo/a. El testamento ológrafo no requiere de testigos para formalizarse y, técnicamente, puede tener la misma validez legal que cualquier otro testamento, pero conviene realizar algunas consideraciones al respecto.

A priori, una de las motivaciones para hacer un testamento con carácter ológrafo pasa por dos supuestos básicos (aunque hay otros muchos supuestos de personas que deciden hacer el testamento ológrafo por otros motivos): el primero de todos es el coste del mismo y el segundo es aquel caso en el que una persona que no ha realizado testamento ante notario y sabe que va a fallecer inminentemente decide hacer el testamento ológrafo para que quede constancia de sus voluntades testamentarias.

En el segundo de los casos nada que decir, cierto es que aún y en el caso de un fallecimiento inminente pueden mirarse de buscar soluciones para hacer un testamento ante notario y otras consideraciones, pero resulta completamente lógico y admisible que ante una situación tan crítica como esa se tomen decisiones drásticas.

testamento ológrafo

Por el contrario, en el primero de los supuestos, quizá la respuesta no pueda ser tan comprensiva. Obvio resulta que cada persona realiza el testamento como mejor le convenga y si quiere hacerlo ológrafo por el motivo que sea, incluso para ahorrarse algo de dinero, está en su pleno derecho de hacerlo y tiene plena validez, pero a nivel técnico quizá no se puede decir que sea lo más recomendable pues en realidad realizar un testamento ante notario no tiene un coste nada elevado y luego siempre será un testamento más seguro que el testamento ológrafo.

Atención, que lo anterior no pretende ni quiere decir que el testamento ológrafo no sea válido y ni tan siquiera que no sea una buena opción, simplemente se está diciendo que de poder escoger quizá sea mejor escoger la opción que da una seguridad mayor y que si es sólo por el precio quizá no sea la opción más acertada renunciar a esa mayor seguridad que puede aportar un documento ante notario.

Sea como fuera, si finalmente se decide realizar el testamento ológrafo, es importante saber que por el momento (y cabe decir por el momento dado que la irrupción de sistemas telemáticos empiezan a facilitar nuevas posibilidades) debe de ser redactado íntegramente a mano por el testados y que puede hacerlo en su idioma habitual. Cuando fallezca se iniciará el proceso testamentario que pasará por verificar que es su letra, confirmar sus voluntades, etc.