¿Qué pasos debo seguir para denunciar una agresión física?

0
3249

Para denunciar una agresión física, en primer lugar hay que determinar si fue intencionada, caso en el cual debes visitar inmediatamente al centro sanitario más cercano para que un especialista examine tu lesión. El médico debe examinar a fondo el daño ocasionado y llevar a cabo un informe médico en el cual se establezcan las dolencias y lesiones tanto de carácter físico como emocionales que han surgido como producto de la agresión recibida.

denunciar una agresión físicaLuego del reconocimiento médico, el paso siguiente es acudir a un juzgado o a una comisaría de Policía para denunciar la agresión física, aportando el informe médico correspondiente para que haga parte de la denuncia del hecho. La autoridad correspondiente realizará las preguntas pertinentes sobre los hechos y los redactarán a tu nombre. Para terminar, solamente debes firmar la denuncia y pedir una copia para guardarla en casa.

De acuerdo a los hechos, la denuncia avanzará con una menor o mayor rapidez, además, si se considera necesaria, se abrirá una investigación policial con el objeto de indagar sobre los hechos y los imputados. En cuanto a la pena, un delito de lesiones puede recibir una pena entre los seis meses y los tres años de prisión. No obstante, este tiempo puede variar de acuerdo a la gravedad de los hechos acaecidos, pudiendo aumentar mucho esa pena cuando existieran lesiones graves, llegando incluso a los doce años de prisión.

denunciar una agresión físicaAsimismo, cabe anotar que los imputados deben indemnizar a la víctima por los daños ocasionados, tanto físicos como morales que el Juez en función haya interpuesto.

En los casos en que la agresión física provenga de una expareja, esposo, hijo, padre, o cualquier otro miembro perteneciente al seno familiar, es importante acudir directamente al centro policial para presentar la denuncia, ya que allí se encargarán de poner a la persona afectada en contacto con los Servicios Sociales que brindarán toda la ayuda y apoyo necesario para hacer frente a la situación.