¿Qué personas pueden solicitar una prestación por desempleo?

0
687

Con la crisis económica aun en pleno auge, es indispensable tener presente y saber a ciencia cierta si tenemos o no derecho a una prestación por desempleo o en otras palabras, al “paro”, a continuación hacemos claridad en relación a este tema y otros relacionados con la prestación por desempleo, sea que ya lo hayas solicitado, lo estés cobrando o simplemente no sabes si tienes derecho a solicitarlo. El INEM (Servicio Público de Empleo Estatal) es la entidad encargada de abonar la prestación por desempleo mejor conocida como paro. El importe de esta prestación varía de acuerdo al tiempo y a la cuantía que el trabajador haya cotizado durante su vida laboral. Las condiciones para cobrar la prestación por desempleo son tres en total y las te las contamos a continuación:

prestación por desempleo–          El trabajador debe haber perdido el empleo de manera involuntaria, esto es, por fin de contrato, ERE, despido, entre algunas de las razones más importantes.

–          Es obligatorio inscribirse como demandante de empleo y además suscribir el compromiso de actividad, el cual requiere que la persona que solicita la prestación por desempleo acepte ofertas de empleo que se ajusten a su perfil y además, participe en los diversos programas de formación, información, inserción profesional, orientación o reconvención que sean ofrecidos por el Servicio Público de Empleo.

prestación por desempleo–          La persona que solicita la prestación por desempleo o paro debe haber cotizado por un término no inferior a los 360 días durante los últimos 6 años, no encontrarse en edad de jubilación, no desarrollar ninguna clase de actividad profesional por cuenta propia y, por último, no encontrarse cobrando ningún tipo de pensión de la Seguridad Social.

Por lo tanto, para saber si puedes solicitar una prestación por desempleo, debes acreditar las tres condiciones anteriores, indispensables para poder cobrar lo que comúnmente conocemos como paro y así apremiar, por lo menos temporalmente, nuestra situación de desempleo o falta de trabajo.