Régimen sancionador de la normativa municipal de protección, tenencia y venta de animales del Ayuntamiento de Barcelona

0
705

El Ayuntamiento de Barcelona ha sido en muchas ocasiones la punta de lanza de novedades legislativas que luego se han desarrollado en otros lugares, y uno de los ámbitos donde en muchas ocasiones el consistorio de la capital catalana ha sido punta de lanza es en el terreno de la protección, tenencia y venta de animales en el ámbito local de su jurisdicción. Por eso dicha normativa es una normativa a conocer y tener en cuenta.

En otras ocasiones, en este mismo blog, nos hemos hecho eco de algunas de las consideraciones que el consistorio barcelonés ha realizado en relación al asunto que en este artículo nos ocupa, hoy toca detenerse en el ámbito del régimen sancionador que el mismo incorpora.

No existe buena norma que no incluya su correspondiente estructura punitiva en el caso del incumplimiento de lo en la misma establecido, y este caso tampoco no es una excepción. La Ley de protección, tenencia y venta de animales del Ayuntamiento de Barcelona tiene su propio régimen sancionador y en este artículo vamos a conocerlo.

Al respecto dicha norma en primer lugar en su artículo 50 empieza diferenciado entre los distintos tipos de infracciones que existen y las sanciones que dichas infracciones llevan aparejadas. Este aspecto es un elemento esencial de comprender. Una ley, una norma se crea y se aprueba para que la misma sea cumplida. Así, si algunos de los puntos establecidos en la misma no se cumplen se está infringiendo la ley, tal infracción debe dar lugar a su correspondiente sanción.

En la mayoría de leyes y normas no existe un único tipo de infracción por lo que, comúnmente, tampoco existe un único tipo de sanción. Y ello es así por algo que va mucho más allá del tipo de infracciones que se pueden físicamente cometer, ello se adentra en la distinta gravedad que se pueda inferir de cada uno de los tipos de infracciones que se puedan cometer.

Del mismo modo que cuando se conduce, por ejemplo, no es lo mismo circular habiéndose olvidado del permiso de conducir en casa y ser sancionados por ello, que dar positivo en alcoholemia o que circular a una velocidad muy superior a la legalmente permitida y no siendo el mismo tipo de infracción ni la misma gravedad tampoco es el mismo tipo de sanción ni la misma carga punitiva de la misma. En el caso de otras normativas tampoco lo es, y el supuesto de la protección, tenencia y venta de animales en este caso tampoco es una excepción.

Así, la normativa municipal que aquí se está tratando distingue en su articulado entre infracciones muy graves, graves e infracciones leves. Todas ellas se encuentran desglosadas, todas ellas se encuentran establecidas en el artículo 51 de la misma norma municipal.

Es en el artículo 52 donde dicha norma se adentra en establecer las concretas sanciones que corresponden a cada uno de los niveles de infracción anteriormente indicados. Así, en el caso de las infracciones muy graves el consistorio impone una carga punitiva para las mismas que va desde los 2.001€ hasta los 20.000€, las infracciones graves desde los 401€ y los 2.000€, y las infracciones leves llevan aparejadas sanciones que oscilan entre los 100 y los 400€.

Todo ello, sin perjuicio de las demás responsabilidades (por ejemplo relacionas con el incumplimiento de lo establecido en el Código Penal) que de cualquier acción u omisión se puedan derivar, y todo ello teniendo muy presente que el mismo régimen sancionador establece en el mismo artículo 52 algunos apuntes concretos sobre las sanciones para supuestos concretos.

Así, por ejemplo la normativa municipal aquí mencionada determina que en el supuesto de las infracciones leves en las que estas estén relacionadas con el incumplimiento del deber de identificación o inscripción registral de los animales de la compañía, las mismas serán aplicadas en su grado máximo, es decir en su franja más elevada, en su cantidad máxima. Concretamente dicha normativa establece que para tales incumplimientos la sanción a aplicar oscilará entre los 300 y los 400€.

Luego la norma se adentra en la posibilidad de decomiso de los animales de compañía en el caso de cometer infracciones y otras medidas, pero en este caso ya nos adentraríamos en otros temas que nos alejarían del objetivo básico y primario de este artículo.