Registro de patentes y marcas: consejos legales

0
364

En la actualidad, puede decirse que para muchísimas empresas tienen mucho más valor -a todos los niveles- sus activos intangibles que sus artículos tangibles. Dicho de otro modo, para un gran número de empresas tiene más valor su marca o la propiedad industrial de un producto, por poner unos ejemplos, que todos los edificios y maquinaria que puedan poseer.

Siempre las marcas y las patentes han sido extremadamente importantes, pero en un entorno como el actual las mismas son -si cabe- aún más importantes. Hoy en día, la viabilidad de una empresa, su crecimiento y desarrollo, la propia supervivencia de la misma puede estar muy supeditada a tener debidamente protegida su marca y a tener debidamente patentado lo que pueda y deba tener patentado.

Ante el hecho y la necesidad de tener que registrar una marca se deben seguir unos presupuestos básicos, para seguirlos es bueno seguir consejos como los que se van a sugerir en las siguientes líneas:

Por un lado, tiene que tenerse muy presente que cuando se tiene una marca en mente para registrarla o cuando se ha creado algo susceptible de protección mediante una patente lo más recomendable legalmente es que nadie del entorno lo conozca hasta que no esté debidamente registrado.

Lo anterior no supone que no se pueda hablar ni con los hijos o el cónyuge o con las personas de mayor confianza. Lo que quiere decir es que se trata de información muy delicada que, en manos de otras personas, puede hacernos mucho daño si se apropian de la misma. Puede parecer que algunos amigos o compañeros sean personas de mucha confianza, pero debe tenerse mucho cuidado pues, ante algunos intereses, la confianza puede desvanecerse.

Valga decir que lo anterior no supone tampoco indicar que se deba entrar en un estado paranoico de no hablar con nadie, lo que se está diciendo es que es mejor registrar lo que se deba de registrar y ya se hablará después. Para los casos en los que se deba hablar con terceros sobre el asunto antes de registrarlo por cuestiones técnicas o lo que fuere, hacerles firmar un acuerdo de confidencialidad no es una idea para nada descabellada.

Decir que lo anterior también va anidado con un aspecto absolutamente trascendente en el caso de las marcas y patentes: el primero en llegar gana. Podemos tener la idea del siglo o una marca a registrar muy buena, pero si alguien llega antes que nosotros y la registra se llevará el gato al agua, con todas las prevenciones legales que a esta afirmación puedan realizarse.

Otro aspecto que debemos tener muy presente es la de los territorios donde queda registrada una marca o patente. Una marca o patente que se registra en un país no queda registrada automáticamente en todo el mundo y ello es algo a tener muy en cuenta.

Por último, otro aspecto a tener muy en cuenta es el de asegurarnos de seguir los plazos legales de duración de la patente o marca para evitar que caduquen y que se puedan perder los derechos sobre la misma.