Rosario Porto se autodefenderá

0
1381

Parece ser que Rosario Porto ha decidido que su abogada sea Rosario Porto, defendiéndose de los cargos que sobre ella pesan por su presunta responsabilidad en el crimen de su hija Asunta, en el que aparece también como implicado su marido, Alfonso Basterra. En principio lo hará en calidad de co-abogada, porque actuará de forma coordinada y acompañada por su letrado de confianza, José Luis Gutiérrez Aranguren.

En un principio, la acusación, la Fiscalía y la defensa del tercer imputado se habían opuesto a esta participación de Porto en calidad de autoletrada, pero finalmente el Juez José Antonio Vázquez Taín accedió finalmente a esta petición por un “criterio garantista”, considerando que “no se producía ninguna indefensión”. Para que esto fuera posible Porto se tuvo que dirigir previamente al Colegio de Abogados de Santiago de Compostela, para que la habilitaran de nuevo como letrada colegiada, toda vez  que según el artículo 544 de la Ley Orgánica del Poder judicial, la colegiación es requisito imprescindible para “…actuar ante los Juzgados y Tribunales…”.

Rosario Porto - Caso AsuntaUno de los puntos que más han llamado nuestra atención es que para poder acceder a la petición de Rosario Porto, el Juez ha tenido que suspender el examen psiquiátrico al que iba a ser sometida”. ¿Es adecuado que una persona que iba a ser sometida a un examen psiquiátrico, súbitamente se le cancele y se le permita defenderse a si misma en un procedimiento penal de esas dimensiones?

Técnicamente, Rosario Porto está implicada en calidad de imputada por el crimen, pero al serle concedido su derecho a ejercer como abogada en su propio juicio, tendrá la posibilidad de interrogar personalmente al resto de imputados y a los testigos propuestos por las partes. No parece que está circunstancia tenga especial relevancia, ya que el reglamento establece que uno solo de los letrados perdonados por una parte en una causa puedan tomar la palabra, y parece ser que este abogado será el Sr. Gutiérrez Aranguren.

A tal respecto existe una frase muy manida en el mundillo jurídico que reza “el que se defiende a si mismo tiene a un loco por cliente”. Personalmente, sin llegar a ratificar textualmente esta frase, desde LaWebLegal tenemos la opinión de que la autodefensa no es la mejor estrategia para salir airosos de un proceso penal de estas características, de esta envergadura. El abogado que se autodefiende tiende a concentrarse en esa tarea, perdiendo de vista otras circunstancias que son esenciales para una correcta defensa en un juicio.

No obstante, desde distintos foros jurídicos se tiene la teoría de que esta maniobra ha sido muy bien pensada y puede tener una amplia repercusión en el juicio. Nos explicamos… Como letrada, Rosario Porto evitará en el banquillo reservado a los acusados, a excepción del momento en que ella personalmente tenga que prestar declaración como imputada por los hechos.

El resto del tiempo en las sesiones permanecerá alejada del banquillo de los acusados, haciéndolo en el espacio reservado a la defensa, vistiendo toga y rodeada del resto de abogados. Dándose la circunstancia de que el caso se resolverá en el Tribunal del Jurado, esta “jugada” puede influir, y mucho, en la decisión, ya que las circunstancias expuestas tienen un alto componente psicológico que puede afectar a la decisión de los miembros de ese jurado popular.

Precedentes recientes en materia de autodefensa en juicio

El caso de Rosario Porto es llamativo, pero no por ello es un caso único en la historia jurídica de nuestro país. Esta opción para ejercer la autodefensa ante los Juzgados y Tribunales, ya la han llevado a cabo imputados tan famosos como Mario Conde o incluso el mismísimo Baltasar Garzón, y a la vista de los resultados, sin excesiva suerte.

Visto todo lo anterior, lanzamos una pregunta al aire. ¿Qué les parece a nuestros lectores que una persona ejerza el derecho a la autodefensa, máxime en un juicio penal de esta envergadura? Estamos deseando conocer su opinión.