Seguro de coches: consecuencias de su ausencia y puntos clave del mismo

0
830

Seguro de coches

Sin duda alguna, circular con un coche y que el mismo no esté asegurado es una irregularidad administrativa en toda regla, una irregularidad administrativa que puede acarrearnos graves consecuencias. Dichas consecuencias tienen que ver con el castigo punitivo por no disponer de seguro de coche, y mucho más allá también, pues de no disponer de seguro de coche podemos incurrir en tener que responder directamente por ejemplo de las responsabilidades civiles en las que podamos caer y responder directamente de los daños que causemos a terceros, por ello disponer de un seguro es obligatorio e indispensable, y que el mismo contenga aquello que debe de contener resulta imprescindible.

Contratar seguro de cochesDiferencias entre lo legal y lo necesario

Si nos ceñimos a lo que dice la ley, si nos ceñimos al seguro obligatorio que se exige legalmente para poder circular, diremos que el mismo tan sólo incluirá de una forma muy básica y limitada las coberturas que cubrirán aquellos daños que podamos causar en terceros. Ello es así, pues precisamente lo que pretende proteger la ley es evitar que si producimos daños a terceros estos se queden sin cobertura por nuestra negligencia de conducir sin un adecuado seguro.

Ahora bien, que la ley establezca como obligatorio un determinado seguro no significa ni mucho menos que debamos tener el seguro de esas características, ni mucho menos, ese será el mínimo común denominador del que deberemos partir pero no siempre ese será el recomendable, mejor dicho, casi nunca, por no decir nunca, el seguro obligatorio que exige la ley resulta el más recomendable.

Y no resulta el más recomendable pues tal y como se indicaba este es un seguro muy limitado, un seguro muy limitado pensado sólo para proteger a un tercero tanto en su integridad física como patrimonial de los daños que le podamos producir pero nada más. Y ello significa que nosotros nos quedaremos completamente a la intemperie, sin ninguna protección, todo aquello que nos suceda tanto a nosotros como a nuestro vehículo no estará cubierto, e incluso en los daños que produzcamos a otros las coberturas pueden ser pequeñas y, en algunos casos, determinados pueden quedar cortas, es más, incluso ante terceros seguros más avanzados pueden proveernos de servicios como asistencia legal que pueden sernos extremadamente útiles.

El contenido

Dicho lo anterior, resulta fácil de imaginar entonces que la necesidad de contratar un seguro con mayores coberturas se torna más que necesario para poder circular con tranquilidad y para poder vivir sin el yugo permanente encima por la ruina que nos puede sobrevenir ante cualquier percance imprevisto.

Así, bien haremos de escoger un seguro que complete, que cubra más todas nuestras necesidades. Por supuesto, el seguro a todo riesgo, el que nos cubra todas las contingencias posibles resultará el mejor de contratar y de mantener contratado año tras año, pero puede que no siempre sea necesario tener contratado este tipo de seguro más costoso si no lo deseamos, pues en la actualidad existe una múltiple variedad de grados en seguros, que van desde un seguro a terceros con coberturas complementarias hasta los seguros a todo riesgo de toda la vida, todo ello pensado para que podamos escoger el que realmente nos es útil y el que nos sale a un coste que podemos asumir.

Sea como sea, y entrando en el aspecto de aquello que debe contener un contrato de seguro de un vehículo deberemos decir que es muy presente que nos leamos todo el articulado del contrato de seguro que nos firmemos para asegurarnos que, primero, reúne todas las condiciones que de un contrato de este tipo de seguros se exige, y sobre todo que las coberturas resultan perfectamente detalladas y que las mismas resultan comprensibles para nosotros.

Huelga decir que el contrato de seguro deberá contener en general toda aquella información habitual de un contrato de seguro, siendo especialmente importante que la compañía aseguradora resulte debidamente identificada, pero sobre todo verificar que nuestros datos no contengan ningún error y muy especialmente que se muestre nítida y claramente la fecha y hora de entrada en vigor del seguro y la finalización de este. Ello es sumamente importante para evitar posibles conflictos posteriores en el caso de producirse controversia en la ejecución del mismo.

Otros aspectos muy importantes a tener en cuenta en los contratos de seguro de un vehículo son aquellos que tienen que ver más con la interpretación misma de la terminología del concepto de las coberturas que otra cosa, es más, quizás estos aspectos son los que mayores problemas generan y los que más dudas traen, pues por lo general resulta obvio que un contrato de una compañía aseguradora que se precie reunirá correctamente las características de forma y fondo para que adquiera la adecuada eficacia, pero no siempre su contenido se ajustará concretamente a lo que necesitamos o a aquello que comprendemos, por ello comprender lo que no se comprende y adaptar aquello que se pueda adaptar resulta extremadamente útil para que el seguro de coche esté lo más personalizado a nosotros posible.

Poner el detalle en las cantidades económicas cubiertas, en si la prestación se realiza de una forma directa o bien si nosotros debemos sufragarla y luego la compañía nos reembolsa los costes, y también entre otros aspectos como el ver si nos cubre contingencias como por ejemplo el hurto o si por el contrario tan sólo está cubierto el robo, así como poner el ojo en el apartado que nos indique a partir de que kilometro estaremos cubiertos para el servicio de grúa, son elementos indispensables para que luego llegado el caso de sufrir un percance no llevarnos una sorpresa desagradable de darnos cuenta que aquello que creíamos cubierto no lo está o bien que lo está pero de una forma que no lo esperábamos.

En definitiva, leer el contrato en detalle, preguntar lo que no conozcamos y proponer poner las condiciones que nos puedan interesar si es posible, son recomendaciones básicas antes de firmar un contrato de seguro de coche.