Sobre el funcionamiento constitucional del Tribunal Constitucional

0
861

El Tribunal Constitucional es el alto tribunal español al que se le deben someter a consideración todas aquellas cuestiones que tengan que ver con constitucionalidad o inconstitucionalidad de un asunto. Este tribunal tiene un funcionamiento propio que le otorga la misma Constitución y es a este funcionamiento del TC al que queremos referirnos en este artículo.

EL TC y la Constitución

Antes de entrar a exponer aquel funcionamiento y estructura que le otorga la CE al TC debemos destacar un punto a veces no conocido por todo el mundo: la función del TC no es redactar la Constitución, es decir, no es función del TC hacer la Constitución, modificarla o lo que fuere pues no es potestad del mismo, la función y potestad del mismo es interpretar la CE, es determinar en base a esa interpretación lo que es constitucional y lo que no lo es según el criterio del TC.

Ahora sí entrando en la materia del funcionamiento y la estructura que la misma CE le otorga al TC decir que la CE en su artículo 159.1 determina que “el Tribunal Constitucional se compone de 12 miembros nombrados por el Rey; de ellos, cuatro a propuesta del Congreso por mayoría de tres quintos de sus miembros; cuatro a propuesta del Senado, con idéntica mayoría; dos a propuesta del Gobierno, y dos a propuesta del Consejo General del Poder Judicial“.

Otro de los puntos destacados de lo que establece la CE sobre la estructura del TC es que la misma establece que “los miembros del Tribunal Constitucional serán designados por un período de nueve años y se renovarán por terceras partes cada tres” (art.159.3 CE) y que “los miembros del Tribunal Constitucional serán independientes e inamovibles en el ejercicio de su mandato” (art. 159.5 CE). En el caso del presidente del TC el mismo según establece la CE será nombrado por un periodo de tres años” (art.160 CE).

Incompatibilidades y competencias

Dos elementos indispensables más para conocer sobre el funcionamiento del Tribunal Constitucional es las incompatibilidades que tiene el ser miembro del mismo con otros cargos y también, en otro orden de cosas, las competencias del TC en relación a los temas sobre los cuales es competente de dirimir. Veamos los dos puntos por separado.

Por un lado y según lo que establece el artículo 159.4 de la CE “a condición de miembro del Tribunal Constitucional es incompatible: con todo mandato representativo; con los cargos políticos o administrativos; con el desempeño de funciones directivas en un partido político o en un sindicato y con el empleo al servicio de los mismos; con el ejercicio de las carreras judicial y fiscal, y con cualquier actividad profesional o mercantil“, y luego el mismo precepto establece en el mismo orden de cosas que “en lo demás, los miembros del Tribunal Constitucional tendrán las incompatibilidades propias de los miembros del poder judicial“.

Y por otro lado y para concluir, determinar las competencias que tiene atribuidas el TC al amparo de las funciones que le otorga la misma CE. Sobre estas decir como se decía en párrafos anteriores que el TC tiene como competencia principal el dirimir sobre lo que es constitucional o no lo es, sobre lo que supone un quebranto o una lesión de lo que dice que la CE o no lo es, pero ello llevado a un análisis más concreto decir que según dice la misma CE (art. 161.1 CE) el TC tiene jurisdicción en todo el territorio español y que el mismo es competente para conocer sobre:

  • Los recursos de inconstitucionalidad contra leyes y disposiciones normativas con fuerza de ley
  • Los recursos de amparo por violación de los derechos y libertades
  • Los conflictos de competencia entre el Estado y las Comunidades Autónomas o de los de éstas entre sí
  • Las demás materias que le atribuyan la Constitución o las leyes orgánicas

Indicar que por supuesto quedarían en el tintero otros puntos a analizar como son los tiempos en los que aplica una suspensión cautelar de una norma llevada al Tribunal Constitucional para que el mismo decida sobre la misma y otros aspectos que merecen ser dignos de análisis, pero dada la longitud del tema y la profundidad de cada apartado, lo adecuado en todo caso es tratar estos temas de forma individual en artículos individuales a tal efecto.