Sobre la mayoría de edad y la capacidad de emanciparse de un/a menor

0
10941

 

La sociedad actual se encuentra en pleno debate de cuando una persona menor de edad puede tener legalmente relaciones sexuales (sean estas consentidas o no), nos encontramos en pleno debate sobre la edad mínima para contraer matrimonio, para poder votar o por ejemplo para ser considerado penalmente responsable, cada uno de estos temas precisarían en todo caso de un artículo concreto para cada uno de ellos pero en este artículo queremos referirnos a un aspecto relacionado pero de corte más genérico: en este artículo vamos a referirnos al mismo concepto de mayoría de edad y a la capacidad de emanciparse de una persona menor de edad.

Concepto claro, concepto desconocido

Si preguntásemos en una encuesta rápida a pie de calle a la ciudadanía de buen seguro que nos encontraríamos en cualquiera de nuestros pueblos o ciudades con un claro y rotundo conocimiento de cuándo se produce la mayoría de edad, pero también nos encontraríamos que esa gran mayoría y rotundidad se tornaría en negativa si preguntásemos por el concepto de emancipación de una persona menor, pues en ese aspecto existe un gran desconocimiento al respecto, y es en ese punto más concretamente en el que nos vamos a focalizar más detalladamente.

Y ¿qué es la posibilidad de emanciparse de una persona menor? Pues en este caso por emancipación estaríamos hablando de aquello que podríamos denominar coloquialmente como el poder ejercer como mayor de edad, sin serlo técnicamente.

Cierto es que no es un factor muy común en nuestra sociedad, y cuando algún caso sale a la luz nos sorprende más que otra cosa. Pero el supuesto de emancipación existe y conviene conocerlo.

Mayoría de edad, emancipaciónMayor de edad Vs emancipado

Como se decía más o menos todo el mundo tiene claro que la mayoría de edad actualmente en nuestro país se produce a los 18 años de edad (técnicamente para su consideración legal “…el cómputo de los años de la mayoría de edad se incluirá completo el día del nacimiento” art. 315 del vigente Código Civil), y casi todo el mundo tiene claro que legalmente una persona se considerada emancipada al llegar a esa mayoría de edad. Pero no todo el mundo tiene claro que antes de la mayoría de edad pueda darse una situación de emancipación legal. Veámoslo.

Antes de adentrarnos en ello hagamos un inciso para mencionar un aspecto importante, aquí estamos hablando de la emancipación a la mayoría de edad como concepto legal, no como el que se tiene coloquialmente de que “me he emancipado a los 40” o de que mi “hijo no se va a emancipar hasta los 30”. Éstos son conceptos coloquiales para referirse a cuando un hijo/a se irá de casa a vivir por su cuenta o demás, pero no responden al concepto de emancipación legal.

Dejando atrás este breve inciso adentremos en el concepto de emancipación de un menor o de una menor de edad, todo deteniéndonos a visualizar lo que dice la RAE sobre emancipar, la misma RAE nos dicta en una de sus definiciones que emancipar es “libertar de la patria potestad, de la tutela o de la servidumbre”, y ¿cuándo se producen estos efectos ante los padres y ante terceros para actuar en un o una menor de edad?

Según lo que dice el mismo Código Civil vigente existen cuatro supuestos de emancipación: el que ya hemos visto que se produce por mayoría de edad, el que se produce por matrimonio del menor de edad, el que se produce por concesión de los que ejerzan la patria potestad o bien por concesión judicial, vamos a ver los tres que nos restan por analizar.

El primero de los supuestos pendientes de analizar es claro: cualquier menor que contraiga matrimonio legal, pasa a ser una persona emancipada legalmente.

En el supuesto de concesión de la emancipación por concesión de quienes ejerzan la patria protestad (es decir, por ejemplo para que los padres en el caso más común concedan a su hijo que se emancipe legalmente antes de la edad legal para ello), el menor deberá tener dieciséis años cumplidos para poder emanciparse, y deberá consentir la misma, es decir, deberá estar de acuerdo, no pudiéndosela imponer los padres.

La emancipación no podrá ser revocada, salvo en el supuesto de los casos de los hijos emancipados “tácitamente” por tener más de dieciséis años y vivir independientes de estos de forma consentida por los padres.

Finalmente, analizar el último de los supuestos que conducen a la emancipación de una persona menor de edad: el que se produce por concesión judicial, es decir, aquellos casos en los que el menor solicita a la justicia que le declare emancipado.

Para que se dé este último supuesto, el menor deberá tener más de 16 años y el juez podrá atender a tal petición cuando quien ejerce la patria potestad contrajere nupcias o conviviere maritalmente con persona distinta del otro progenitor, cuando los padres vivan separados o cuando se produzca cualquier causa que impida gravemente el desarrollo normal del ejercicio de la patria potestad (art. 320 CC). Del mismo modo “también podrá el Juez, previo informe del Ministerio Fiscal, conceder el beneficio de la mayor edad al sujeto a tutela mayor de dieciséis años que lo solicitare” (art. 321 CC)

Para concluir indicar que la concesión de la emancipación conduce a ser legalmente mayor de edad a todos los efectos de los actos en la vida civil. Y como tal el mayor de edad o emancipado es capaz para todos ellos, salvo las salvedades concretas que establezca la ley en contrario (art. 322 CC) e indicar que del mismo modo el emancipado podrá comparecer por sí mismo en juicio (art. 323 CC). Conocemos por tanto un poco mejor, cuáles son los supuestos según los cuáles un menor de edad puede emanciparse.