Sobre la residencia y trabajo en España

0
1275

Para poder residir y trabajar en España legalmente se deben cumplir unos requisitos legales de obligado cumplimiento. Según sea la nacionalidad del sujeto en cuestión diferirán los requisitos para obtener el carácter habilitador que permite trabajar y residir en territorio español.

En relación a lo anterior se pueden hacer múltiples y muy variadas consideraciones y acercamientos sobre el asunto pero quizá uno de los que resulte más interesante sería el que emana de lo que establece el Real Decreto 240/2007, de 16 de febrero, sobre entrada, libre circulación y residencia en España de ciudadanos de los Estados miembros de la Unión Europea y de otros Estados parte en el Acuerdo sobre el Espacio Económico Europeo.

Concretamente en este artículo nos adentraremos en una cuestión particular que se desprende del mismo. Veremos el supuesto de un sujeto natural de un territorio no sujeto a tal decreto por su lugar de nacimiento, pero al cual sí que el mismo le resulta de aplicación al ser su nacionalización realizada en un país comunitario que no es España.

¿Qué sucede con una persona que ha nacido fuera de la Unión Europea o del EEE (Espacio Económico Europeo), por ejemplo para el caso que aquí nos ocupa por ejemplo nos basaremos en el ejemplo de Nicaragua, que está nacionalizada en un país europeo (por ejemplo Alemania) y que quiere trabajar y residir en nuestro país? Veamos.

residencia y trabajoAl ser una persona que tiene adquirida la nacionalidad alemana, es decir, que resulta sujeto a los derechos y beneficios que le otorga ser ciudadano nacionalizado en la Unión Europea o en el EEE, el mismo podría entrar con total libertad en territorio español. No debe realizar ningún otro trámite ni obtener ningún permiso para hacerlo.

Ahora bien, como cualquier otro extranjero, si esta persona decide quedarse en España para residirse y trabajar deberá inscribirse en el Registro Central de Extranjeros. Este trámite deberá realizarlo dentro de los 3 meses posteriores a haber entrado en territorio español y deberá aportar el pasaporte alemán.

Hasta aquí hemos visto que este ejemplo de persona que aquí nos ocupa no tiene impedimento para acceder y quedarse en el país. No requiere de ningún requisito ni trámite previo, puede venir y entrar libremente, y quedarse a su voluntad tan sólo acreditándose al respecto tal y como se ha visto, pero, ¿qué sucede con la esposa de esta persona si la misma está casada? Y ¿qué sucede con otros familiares que pueda tener y quieran estar con él en España?

Para ello primero se deberá diferenciar si dichas personas también son nacionales europeas o bien si no lo son. Si son personas nacionales europeas contarán con los mismos derechos y obligaciones que cualquier otra persona nacional de la Unión Europa o del espacio EEE, pero el supuesto difiere en el caso de que no tengan adquirida tal nacionalidad.

En el supuesto de la esposa de la persona objeto de análisis aquí planteado, la misma podrá entrar también en España sin problema siempre y cuando pueda acreditar la condición del matrimonio. Para ello deberán haber registrado de forma previa el matrimonio en territorio alemán. Si es así, mostrando el certificado de matrimonio no tiene que existir impedimento para que pueda acceder.
Por el contrario, en el supuesto de familiares distintos a la esposa (o esposo si se trata del mismo supuesto pero entendido en la forma viceversa), la situación es distinta. A grandes rasgos puede decirse que aplicará lo establecido en la reglamentación para la reagrupación familiar que resulte vigente.

Siendo, en estos momentos, especialmente reseñable el hecho que nos lleva a decir que para poder acceder al país, si por ejemplo es su madre, deberá por un lado acreditar debidamente la condición de persona con parentesco real con su hijo y, por otro lado, también deberá acreditar que ella se encuentra a cargo de su hijo, es decir, que se encuentra económicamente dependiente de su hijo pues ella carece de ingresos y otras consideraciones. Esto es muy importante, pues en el supuesto de no existir esta dependencia económica la legislación actual no prevé que los familiares ascendentes de ciudadanos europeos puedan acogerse al reagrupamiento familiar.

Un último punto aún relacionado con la reagrupación familiar de una persona ascendiente, es que, aun y cuando la misma cumpla los requisitos exigidos por la ley para realizar el reagrupamiento y reciba el visado, este tan sólo le otorgará el derecho a residir en España, pero en ningún caso a trabajar en el país.