Sobre los grupos criminales

0
785

Desgraciadamente, en los últimos años, hemos visto un crecimiento exponencial, y en muchas ocasiones indiscriminado y muy preocupante, de los asaltos a viviendas de urbanizaciones, a joyerías, gasolineras, etc.

Detrás de este aumento de asaltos, y aunque no seamos nada duchos en derecho y en términos jurídicos de buen seguro que por ejemplo por las noticias de televisión hemos podido escuchar que tal o cual delincuente, que tal o cual asaltante y atracador formaba parte de un grupo u organización criminal.

Lo anterior tiene una gran relevancia en relación con las consideraciones legales que emanan del Código Penal y, en consecuencia, de las derivadas de las acciones delictivas que den pie al uso de tal Código Penal, y es que existe una gran diferencia entre que las mismas sean cometidas por un individuo por un lado, o por organizaciones o grupos criminales por el otro. Así, por ejemplo, de cara al castigo punitivo que pueda corresponder el poder demostrar que tal o cual atracador formaba parte de una organización o grupo criminal destinado a delinquir es de suma importancia para que le pueda corresponder una importante pena penal.

Castigo es castigo

Obviamente, quien lea este artículo, podrá pensar que un delito es delito por el mero hecho de cometerlo, y que da igual cómo se cometa, es decir, que si uno roba debe ser castigado igual si lo hace solo o en grupo. Obviamente el robo es un robo y debe de ser castigado, pues a quien le roban le da igual que se organicen en grupos o que el asaltante sea un atracador individual, pero sin duda, de cara a las implicaciones penales, podemos decir que la pertenencia al grupo u organización criminal sitúa a tal acción en un parámetro diferente, en un distinto escalón, podríamos decir que en un grado superior.

Los grupos criminales y las organizaciones criminalesAsí, y viendo lo que refleja el vigente Código Penal al respecto, podemos ver por ejemplo que lo que la ley penal entiende como organización o grupo criminal es la pertenencia conjunta de aquellos que “promovieren, constituyeren, organizaren, coordinaren o dirigieren una organización criminal serán castigados con la pena de prisión de cuatro a ocho años si aquélla tuviere por finalidad u objeto la comisión de delitos graves, y con la pena de prisión de tres a seis años en los demás casos; y quienes participaren activamente en la organización, formaren parte de ella o cooperaren económicamente o de cualquier otro modo con la misma serán castigados con las penas de prisión de dos a cinco años si tuviere como fin la comisión de delitos graves, y con la pena de prisión de uno a tres años en los demás casos”. Estableciendo concretamente que “a los efectos de este Código se entiende por organización criminal la agrupación formada por más de dos personas con carácter estable o por tiempo indefinido, que de manera concertada y coordinada se repartan diversas tareas o funciones con el fin de cometer delitos, así como de llevar a cabo la perpetración reiterada de faltas” (art. 570 bis 1º del CP).

Agravantes de la condición de organización o grupo criminal serán por ejemplo que el mismo esté formada por un elevado número de personas, disponga de armas o instrumentos peligrosos o disponga de medios tecnológicos avanzados de comunicación o transporte que por sus características resulten especialmente aptos para facilitar la ejecución de los delitos o la impunidad de los culpables. Si ello fuere así, si cualquiera de esos supuestos se produjere, la pena que se impondrá será la establecida en el anterior artículo 570 bis mencionado, pero siempre dentro de su mitad superior. Si concurrieran dos o más de dichas circunstancias se impondrían las penas superiores en grado y, finalmente, se impondrían en su mitad superior las penas respectivamente previstas en este artículo si los delitos fueren contra la vida o la integridad de las personas, la libertad, la libertad e indemnidad sexuales o la trata de seres humanos.

Un punto interesante en relación a los grupos y organizaciones es que en realidad no hace falta digamos que participar directamente en ellos para ser considerado reo de un delito sobre estos o por estos cometido, así pues todos aquellos que constituyeren o financiaren (art. 570 ter 1º del CP) también serán castigados.

Los anteriores se les impondrán las siguientes penas: si la finalidad del grupo es cometer delitos de los mencionados en el apartado 3 del artículo anterior a este del CP, con la pena de dos a cuatro años de prisión si se trata de uno o más delitos graves y con la de uno a tres años de prisión si se trata de delitos menos graves, a la pena de seis meses a dos años de prisión si la finalidad del grupo es cometer cualquier otro delito grave, a la pena de tres meses a un año de prisión cuando se trate de cometer uno o varios delitos menos graves no incluidos en el apartado a) del mismo artículo del CP, o de la perpetración reiterada de faltas, debiéndose imponer en este último caso la pena en su mitad inferior, salvo que la finalidad del grupo fuera la perpetración reiterada de la falta prevista en el número 1 del artículo 623 del CP, en cuyo caso podrá imponerse la pena en toda su extensión. Por supuesto, dichas penas también resultan aplicables para quienes integraren tal organización o grupo criminal.

Finalmente, indicar que los jueces o tribunales podrán ordenar “la disolución de la organización o grupo y, en su caso, cualquier otra de las consecuencias de los artículos 33.7 y 129 de este Código” (art. 570 quáter 1º del CP) y que “asimismo se impondrá a los responsables de las conductas descritas en los dos artículos anteriores, además de las penas en ellos previstas, la de inhabilitación especial para todas aquellas actividades económicas o negocios jurídicos relacionados con la actividad de la organización o grupo criminal o con su actuación en el seno de los mismos, por un tiempo superior entre seis y veinte años al de la duración de la pena de privación de libertad impuesta en su caso, atendiendo proporcionalmente a la gravedad del delito, al número de los cometidos y a las circunstancias que concurran en el delincuente” (art. 570 quáter 2º del CP).