Sociedad Legal de Gananciales ¿Qué son los Bienes Gananciales?

0
1748

Comenzaremos nuestro artículo de hoy recordando a nuestros lectores, que los cónyuges tienen la posibilidad de escoger el régimen económico matrimonial ya sea antes de su matrimonio o durante el mismo.

Para tales efectos, deben acudir ante un notario y a través de escritura pública, realizar las capitulaciones matrimoniales que deben inscribirse en el Registro Civil en el respectivo folio donde también se encuentra inscrito el matrimonio.

Matrimonio y Sociedad de bienes ganancialesCuando los cónyuges deciden no optar por esta elección, la legislación española establece un régimen supletorio que es el que se aplicará en su defecto y que varía en su denominación de acuerdo a la Comunidad donde se inscriba el matrimonio, por ejemplo, en Aragón se denomina Consorcio Conyugal, en Navarra Sociedad de Conquistas, en Valencia, Baleares y Cataluña Separación de Bienes, en Vizcaya Comunidad Foral de Bienes y en el resto de España, Sociedad Legal de Gananciales que es de la que hablamos en este artículo.

A través de la Sociedad de Gananciales, todas las ganancias y beneficios que se obtienen por ambos, se hacen comunes a los dos cónyuges, distribuyéndose por mitades iguales a la hora de una disolución. Los cónyuges son propietarios de la totalidad de los bienes, por lo tanto, no existe copropiedad sobre los bienes comunes o gananciales.

En relación a los bienes, existen dos clases a saber, según su propiedad:

  • Bienes Gananciales: Son los ingresos que cada uno de los cónyuges tiene durante el matrimonio, los que se obtengan a través del pago con bienes gananciales y las rentas y frutos de sus bienes, ya sean gananciales o privativos.
  • Bienes Privativos: Son todos aquellos que cada cónyuge tenía antes de la fecha de contraer matrimonio, aquellos que obtienen a través de herencia o donación y todos los que ingresen a su patrimonio a través de pago con otros bienes privativos.

La sociedad legal de gananciales se pueden extinguir por muerte de uno de los cónyuges, por divorcio, por declaración de nulidad del matrimonio, por separación judicial o porque los cónyuges han acordado dar aplicación a otro régimen matrimonial a través de capitulaciones como se explicó inicialmente.