¿Tendrán que devolver el dinero de las cláusulas suelo?

0
939

Los hipotecados que “padecen” las abusivas (en muchos casos) cláusulas suelo, podrán recuperar su dinero, siempre y cuando un juez la declare nula.

En un principio (en mayo del 2013), la sentencia del Tribunal Supremo no obligaba a los Bancos y Cajas a devolver las cantidades cobradas a sus clientes por estas cláusulas (con carácter retroactivo) a pesar de ser declaradas nulas en su caso por el juez. Aunque la sentencia era positiva, no estaba libre de controversia, sobre todo en lo referente a este punto de la no devolución del capital. El Tribunal esgrimía en un principio como motivación el mantenimiento del orden público económico, que podría verse alterado si las entidades financieras tuvieran que hacer frente a dichas devoluciones. Pero actualmente, son muchos los jueces que se muestran favorables al reembolso del total del dinero entregado por los hipotecados por las cláusulas suelo.

Esta situación se debate en la Audiencia Provincial, con un empate entre detractores y seguidores del dictado del Supremo. Los magistrados que defienden el derecho de los clientes a recuperar su capital, exponen diferentes argumentos, como por ejemplo, lo recogido en el Código Civil (artículo 1.303), que ya causó controversia en la primera sentencia, que dice: “declarada la nulidad de una obligación, los contratantes deben restituirse recíprocamente las cosas que hubiesen sido materia del contrato”, tratándose este de un argumento de peso, puesto que el Código Civil prevalece sobre la jurisprudencia.

Por otra parte, se basan en el principio se seguridad jurídica que se plasma en el artículo 9.3 de la Constitución sobre la restitución del dinero como un derecho del consumidor. Y además, se fundamenta la reclamación en que la jurisprudencia que emana de la sentencia inicial resolvía una demanda colectiva que no daba pie a la retroactividad, pero esto no es en ningún caso extrapolable a los casos individuales de demandas del consumidor.

Finalmente algunos magistrados han expuesto también como argumento a favor del carácter retroactivo de la sentencia, que la doctrina jurisprudencial del Tribunal de Justicia de la Unión Europea prevalece sobre la del Tribunal Supremo. Este Tribunal europeo, limita el poder del magistrado y expone que no está en su mano decidir cuáles son las consecuencias que surgen tras la nulidad de estas u otras cláusulas, que están sujetas a la ley.