Cómo hacer un testamento: te lo explicamos paso a paso

0
582

El testamento puede realizarse a lo largo de la vida (a partir de los 14 años), pero acostumbra a ser cuando se llega a una cierta edad, y especialmente cuando se empieza a tener algún bien, que a las personas nos entra la necesidad de dejar recogido testamentariamente nuestro legado para el día que fallezcamos.

Llegado el momento en el que nos planteemos realizar un testamento debemos saber que existen distintas formas de realizarlo, todas ellas técnica y legalmente válidas, pero en esencia dos son las que más se conocen y llevan a cabo: el testamento ológrafo y el testamento abierto ante notario.

En este artículo vamos a centrarnos en este último tipo de testamento por ser descaradamente el tipo de testamento más común y conocido de todos.

Para realizar un testamento abierto ante notario, lo primero que deberemos saber es que, como su nombre bien indica, se requerirá la participación notarial. Será este notario el que dará fe pública de la voluntad del testador.

Cómo hacer un testamento

También resulta importante conocer que, una vez realizado este testamento, el notario se quedará con el original del mismo, registrando el mismo en el registro correspondiente. Realizado el trámite notarial, el notario entregará copia al testador.

Dicho testamento tiene que ser realizado ante testigos. Pueden ser testigos todas aquellas personas que no resulten inhabilitadas para ello a estos efectos como pueden ser, por ejemplo, personas de menores de edad, personas que desconozcan el idioma del testador, entre muchos otros supuestos.

Pero, dicho lo anterior, ¿cuáles son los pasos concretos a seguir para realizar dicho testamento? Hasta el momento hemos visto las grandes líneas del asunto, ahora vamos a ver el detalle de cada uno los pasos.

Lo más común es que el testamento sea redactado por el mismo notario que da fe del mismo. Así, el primer paso indispensable es pedir hora a la notaria de elección de la persona que quiere testar.

Una vez se tiene día y hora para la notaria, el siguiente paso es acudir a la misma debidamente provisto del documento de identidad, o documento oficial identificativo, y manifestar al notario las voluntades sobre el legado a transmitir, eso es explicar al notario lo que se quiere hacer con los bienes, a quien se quiere dejar los mismos, etc.

Con todo aquello que se exponga al notario, el mismo realizará su redacción y una vez el mismo resulte redactado procederá a la lectura en voz alta del testamento. Si en ese momento la persona que va a testar está de acuerdo con lo establecido en el testamento tan sólo deberá firmarlo en muestra de conformidad.

Es importante conocer que tanto en el proceso de redacción como de lectura del testamento, el testador podrá formular al notario cuantas consultas, preguntas y dudas desee en relación al mismo para que le quede todo claro, y para que así no exista duda de que aquello que está firmando es aquello que realmente desea firmar.