Todas las garantías en las compras navideñas

0
1043

Se acercan las navidades y con ellas una de las épocas de mayor consumo (o mejor dicho la época de mayor consumo de todo el año). Como cada año, las semanas y los días anteriores a la Navidad las tiendas (y las Webs) de todo el país se convertirán en un hervidero de personas realizando las compras necesarias para las celebraciones, así como los regalos a realizar a sus seres queridos, y uno de los elementos que tienen que tener muy claro es el de la garantía comercial de sus productos.

La garantía siempre

Uno de los puntos que tiene que quedar muy claro, y que en muchas ocasiones no se acaba de comprender claramente, es que la garantía que la ley nos otorga aplica siempre, siempre, siempre, independientemente del lugar donde compremos el producto, de sus políticas de garantía concretas o de sí la compra la realizamos de forma online o presencialmente. Quien nos diga otra cosa es un engaño, o cómo mínimo una forma de disfrazar la verdad jugando con palabras o con conceptos, pero el resumen es muy claro: la garantía legal nos protege siempre.

Regalos de NavidadCabe decir lo anterior porque a veces parece que si no cogemos la garantía extendida de un determinado vendedor no tengamos garantía o de que si compramos de forma online en una tienda que no sabemos en qué lugar del mundo tiene su sede no tengamos garantía, debemos saber que la garantía que como consumidores la ley nos otorga nos protege compremos donde compremos el producto y para nada se puede sustituir o nos pueden hacer contratar a parte, puede ser que el vendedor tenga garantías extendidas, pero siempre y en todo caso serán adicionales y complementarias a la garantía básica legal, nunca sustitutivas de esta.

Lo que nos dice la garantía

Uno de los puntos clave que debemos tener presente es que en virtud de lo establecido en el artículo 10 del Vigente Real Decreto Legislativo 1/2007, de 16 de noviembre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios y otras leyes complementariasLa renuncia previa a los derechos que esta norma reconoce a los consumidores y usuarios es nula, siendo, asimismo, nulos los actos realizados en fraude de ley de conformidad con lo previsto en el artículo 6 del Código Civil”, con ello se pone de manifiesto la imposibilidad de renuncia a los derechos que la ley nos otorga.

Otro de los puntos a tener muy en cuenta es que el vendedor no puede derivar en un tercero la responsabilidad de un producto que nos entregue defectuoso y es el que, conforme a la ley, tiene que hacerse cargo de resarcirnos subsanado el problema. Todo ello conforme a lo establecido al artículo 114 del precepto legal que se viene tratando a lo largo de este artículo, donde se establece que “El vendedor está obligado a entregar al consumidor y usuario productos que sean conformes con el contrato, respondiendo frente a él de cualquier falta de conformidad que exista en el momento de la entrega del producto”.

Así, y aún relacionado con el párrafo anterior cabe añadir que “el consumidor y usuario tiene derecho a la reparación del producto, a su sustitución, a la rebaja del precio o a la resolución del contrato, de acuerdo con lo previsto en este título” (art. 118 RDLGCU), y que “si el producto no fuera conforme con el contrato, el consumidor y usuario podrá optar entre exigir la reparación o la sustitución del producto…Desde el momento en que el consumidor y usuario comunique al vendedor la opción elegida, ambas partes habrán de atenerse a ella.” (Art. 119.1 RDLGCU).

Regresando por un momento, a la responsabilidad del vendedor (la tienda física, telefónica, Web, catálogo o como fuere, que nos ha vendido el producto) para con nosotros y no del fabricante del producto (como en muchas tiendas quieren hacernos creer diciéndonos que al cabo de X días el responsable será el fabricante), cabe decir que la ley no sólo establece tal responsabilidad en el vendedor de forma expresa como se ha visto en puntos anteriores, sino que además excluye expresamente al productor (fabricante, etc.) de tal responsabilidad cuando en el artículo 124 de la RDLGCU establece que “cuando al consumidor y usuario le resulte imposible o le suponga una carga excesiva dirigirse frente al vendedor por la falta de conformidad de los productos con el contrato podrá reclamar directamente al productor con el fin de obtener la sustitución o reparación del producto”. Dicho de otro modo, no es el vendedor quien nos puede decir que no le corresponde a él responder ante un producto que esté protegido por la garantía, ¡¡¡somos nosotros quien podemos ir directamente al fabricante si hacerlo ante el vendedor no sea objetivamente posible de una forma accesible!!!

Finalmente, y como en todo lo anterior, tampoco en la duración de la garantía nos pueden decir que tiene más o menos plazo, tiene legalmente el que tiene y punto. Luego nos podrán dar extendidas o adicionales o lo que quieran pero estas no sustituyen a la garantía legal básica que resulta establecida la misma en 2 años desde la fecha de entrega para los artículos nuevos (art. 123.1 RDLGCU). Entendiendo por fecha de entrega aquella fecha que “salvo prueba en contrario…figure en la factura o tique de compra, o en el albarán de entrega correspondiente si éste fuera posterior” (art.123.2 RDLGCU).

Al plazo de garantía cabría establecer una salvedad a la norma de que no es negociable para periodos inferiores al que marca la ley, esa salvedad es para los productos de segunda mano. En este caso, la duración de la misma sí que resultará del pacto que resulte entre las partes, siempre teniendo presente que tal pacto entre las partes no podrá establecer una duración de la garantía por un tiempo inferior a 1 año. Dicho de otro modo, los productos que compremos que no sean nuevos, deberán contener una garantía por un tiempo mínimo de 1 año, también desde la fecha de entrega del producto adquirido.