Todo lo que necesitas saber sobre el derecho penal

0
409

Existen muchos momentos en la vida en los que puedes verte involucrado en una situación complicada en la que sea necesario contratar un abogado. Dependiendo del tipo de caso y de su gravedad, puede que necesites un abogado penalista.

Qué es el derecho penal

El derecho penal es la herramienta que tiene el Estado para imponer un castigo o condena a un individuo que ha infringido una ley penal. Esto es, un tipo de delito en el que se considera que el acusado ha vulnerado el derecho de una tercera persona.

Uno de los rasgos más importantes del derecho penal es el principio de presunción de inocencia, lo cual implica que la parte acusadora ha de probar la culpabilidad de la persona. Solo en el caso de que esta quede probada, el Estado podrá imponer una sanción al individuo acusado.

La diferencia entre quebrantar el derecho civil y el derecho penal reside en dos aspectos fundamentales: el procedimiento del propio juicio y la posterior sentencia. En el primero de los casos, el implicado no tiene derecho a representación legal, ya que no se enfrenta a penas de prisión.

Abogado penalista en Madrid

Consecuencias de un procedimiento penal

Un procedimiento penal puede conllevar unas consecuencias muy graves para el acusado, que van desde elevadas sanciones económicas hasta penas de prisión. Aunque en un principio parezca impensable, cualquier persona puede verse implicado en un caso de este tipo.

En los casos de las penas económicas, la imposición de una indemnización de este tipo puede provocar que el acusado tenga un grave problema económico e, incluso, acabar arruinado. También puede suceder que tenga que pagar una elevada fianza para poder eludir la entrada en prisión.

El tipo de castigo que se establece en el derecho penal es bastante más severo, ya que las consecuencias pueden llegar a ser la privación de la libertad de la persona acusada. Por lo tanto, se trata de una situación trascendental en la que el individuo se juega su futuro.

Por esta razón, en este tipo de procedimientos es fundamental que la persona implicada cuente con la mejor defensa posible y ponga su caso en manos de un equipo profesional que le garantice la mejor de las defensas posible.

Cómo buscar al mejor abogado penalista

A la hora de buscar y seleccionar a un abogado penalista y ante la posibilidad de asumir penas tan graves, es importante acudir a profesionales que ofrezcan experiencia demostrada y, sobre todo, especializados en el área en cuestión que afecta al implicado.

Un ejemplo es el bufete Abogado Martín, que cuenta con un equipo de abogados penalistas en Madrid. Este despacho asiste todo tipo de delitos relacionados con el derecho penal, con profesionales expertos en distintas áreas. Algunos de los escenarios en los que actúa este tipo de despacho son, por ejemplo, en los casos de delitos de falsedades, amenazas, corrupción, detención ilegal, tráfico de drogas, delitos contra la seguridad vial, hurtos, robos o encubrimiento, entre otros muchos.

Antes de elegir al profesional adecuado, es importante conocer bien la rama en la que está especializado el abogado en cuestión. Es preferible que este conozca bien el área en la que se enmarca el delito del que es acusado el individuo, ya que así conocerá toda la información y experiencia necesaria para elaborar la mejor defensa posible.   

Dicho profesional analizará detenidamente todos los detalles en relación con el delito, para así poder preparar la defensa más adecuada. De este modo, el abogado penalista valorará cuáles fueron las circunstancias en las que actuó el acusado, los motivos y los posibles factores emocionales que influyeron.

A toda esta información, se une que el profesional cuente con las características necesarias para exponer el caso y defenderlo, tales como las habilidades comunicativas y la capacidad de resolución y adaptación a las distintas circunstancias que puedan darse durante el desarrollo del proceso.

Por último, para asegurar la mejor defensa posible, es recomendable que el acusado no oculte los detalles relacionados con los hechos, no testificar ni declarar nada nunca sin consultar antes a su defensa y, por supuesto, ponerse en manos de ella y cumplir escrupulosamente con todo lo pactado.

Cualquier error o licencia que el acusado se permita ante un caso que sea juzgado por el derecho penal puede derivar en unas consecuencias muy graves. Por ello, nunca se debe actuar por cuenta ajena y, siempre que sea posible, hay que acudir al abogado penalista lo antes posible para que este pueda asesorar y participar desde el inicio del proceso.

En definitiva, ante una situación de gravedad en la que se requieran los servicios de un abogado penalista, es importante informarse bien de las alternativas y elegir un profesional especializado en el área en cuestión. Solo teniendo una buena defensa es posible evitar el peor desenlace.