¿Qué es una carta poder?

0
759

La carta poder es aquel documento con el que se otorgan unas ciertas capacidades jurídicas de apoderamiento a alguien que, con esas capacidades, adquiere la calidad de apoderado. Dicho de otro modo, la carta poder es un documento (entiéndase que de carácter privado) para proveer de representación a una persona.

Cuando se habla de carta poder se está hablando de un documento que debe de ser formalizado ante notario para que el mismo surta efecto. Una vez que la carta poder ha sido formalizada ante notario, la misma será utilizada por el apoderado para ejercer las funciones que su representado le haya otorgado.

Dentro del redactado de una carta poder resulta sumamente importante destacar la importancia (permítase la redundancia) de establecer en la misma el alcance concreto de la misma. Este es uno de los aspectos más trascedentes de cualquier apoderamiento y en consecuencia de la elaboración de la carta poder.

Con la delimitación del alcance de una carta poder se consigue poner tanto coto como se desee a los poderes que adquirirá el apoderado a través de la misma. Y poner ese coto no resulta algo baladí pues a la postre ello será lo que determinará con exactitud y precisión aquellos poderes que la carta otorga y pretende transmitir.

Qué es una carta poder

Así, una carta poder deberá contener el alcance de la misma. Deberá contener el propósito para el cual se confiere el poder (por ejemplo si es con carácter general o si se otorga para un trámite en particular muy concreto) y deberá contener otros aspectos como, por ejemplo, el tiempo por el cual este se confiere.

Un poder podrá ser dado a través de una carta poder para, por ejemplo, realizar simplemente un trámite administrativo que lo requiera en un momento determinado, en un lugar determinado por una persona determinada, o bien podrá ser dado con un carácter más general, con unas capacidades mucho mayores en dimensión de facultades adquiridas y sin una limitación temporal especifica. Así, en este último caso una carta poder sería otorgada hasta el revocamiento de la misma con otra declaración que pusiese fin a la misma y no por un periodo de tiempo que en la misma se estableciere.

Todos estos detalles nombrados con anterioridad, y muchos otros, deben de hacerse constar en una carta poder para que otorgue el poder tal y como corresponde pero siempre se deberá tener presente que una carta poder deberá respetar aquellos límites de deberes y derechos básicos y esenciales de cualquier poder.

Por todo lo anterior una carta poder, y en consecuencia los efectos que de ella se desprenden, no podrá ir nunca en contra de la voluntad de quien el pode otorga. Es obligación de un apoderado velar por los intereses de su representado, de protegerlos, no de menoscabarlos, dañarlos o ponerlos en riesgo y del mismo modo que la carta poder otorgue unos poderes a un apoderado ello no quita ninguna facultad al otorgante que los otorga para seguir tomando sus propias decisiones.