Una madre avergüenza por Facebook a su hijo por acosar a una niña

0
918

¿Cuáles son los límites que los padres no deben cruzar a la hora de educar a sus hijos e imponerles castigos? ¿Avergonzar a un hijo a través de las redes sociales es una medida adecuada o por el contrario se trata de una medida demasiado dura para un menor que ha tenido un mal comportamiento?

En las últimas semanas este tema ha dado mucho de qué hablar, ya que son muchos quienes opinan que se trata de una buena medida para conseguir disuadir al menor de cometer otro tipo de acciones similares, mientras que por otro lado se encuentran quienes han criticado duramente la actuación de la madre, ya que consideran que la madre ha cometido bullying contra su propio hijo y que existen otras medidas para castigar a un menor menos severas e igualmente efectivas sin hacer público el problema y humillar al menor.

El caso se centra en una madre que, al enterarse de que su hijo había acosado a una niña nueva del colegio rompiéndole los zapatos, en lugar de quedarse de brazos cruzados se decidió a publicar en Facebook el mal comportamiento que había tenido con aquella niña y de este modo darle una lección que le avergonzándose delante de sus amigos y evitase que nuevamente volviera a comportarse así. Un fragmento del texto publicado por la madre dice:

“Estoy absolutamente indignada con mi hijo de 12 años por pisar a propósito a una niña nueva en la escuela, torcerle el pie y romperle los zapatos. Si se atreve a respirar cerca de ella de una manera intimidatoria se lo mandaré a sus padres para que le adjudiquen una tarea degradante, la que ellos quieran. Por supuesto, Jacob, despídete de recibir dinero el día de tu cumpleaños. Con ese dinero le voy a comprar a esta chica un par de zapatos nuevos y un ramo de flores. #Notendréunacosadorenmicasa”

Acoso escolar

Terri Evans, la madre del Jacob, ha tenido muchas felicitaciones por su forma de educar y castigar al menor, mientras que por otra parte no han faltado quienes han criticado su actuación y han visto desproporcionado su castigo en relación a la acción cometida por el menor. El mensaje ha dado mucho de qué hablar y ha recibido más de 55.000 ‘me gusta’ y ha sido compartido más de 11.200 veces.

Como se mencionaba, en los comentarios se puede encontrar de todo. La madre del menor, a pesar de las críticas que ha recibido al respecto por muchos usuarios de las redes está segura y satisfecha de haber tomado la decisión correcta, ya que tal y como dice en el texto que publicó en Facebook todas las acciones que se cometen tienen sus consecuencias. De hecho, la madre no piensa retirar el castigo a su hijo hasta que resarza el daño provocado a la niña comprándole unos nuevos zapatos y disculpándose con ella por su comportamiento.

¿Cuáles son los límites al respecto a la hora de educar a un menor? ¿Avergonzar públicamente a un menor en las redes sociales puede ser considerado como bullying? ¿Tomó la madre la mejor alternativa para dar una lección a su hijo o por el contrario se excedió en el castigo impuesto? ¿Exponer a su hijo públicamente de esa manera es un límite que ningún padre debería sobrepasar? ¿Qué hacer tras el mal comportamiento de un menor?

En las últimas semanas, este tema no ha dejado de estar en la palestra, ya que son muchas las opiniones que se han vertido al respecto. Muchos son quienes indican que los castigos en los niños no son la solución para poder poner fin a su mal comportamiento, y que existen otros métodos mucho más efectivos para conseguir que el menor se dé cuente de que ha hecho algo malo y que no debe volver a repetirlo.

Muchos expertos coinciden en que el castigo como método de educación es poco adecuado y solamente puede acarrear consecuencias negativas, a pesar de que aparentemente pueda resultar eficaz, ya que daña la autoestima del menor. Es importante tratar de utilizar métodos que no humillen al menor, ni tampoco distancien o resulten injustos.

Para terminar señalar que existen muchas discrepancias al respecto sobre si la madre cometió bullying contra el menor, de modo que lo mejor es conocer la definición de bullying, un anglicismo que quiere referir ‘intimidación’.

La persona que hace bullying intimida para imponer su poder sobre el otro, mediante el constante uso de amenazas, insultos, agresiones o vejaciones, para tenerlo bajo su completo dominio durante meses o años, generalmente es un término utilizado en el ámbito educativo. Tras leer dicha definición parece claro que la madre no cometió bullying contra el menor, y que simplemente podría calificarse como un castigo con motivo de su mal comportamiento, con mayor o menor aceptación por parte de la opinión pública.