Ventajas de ser autónomo de responsabilidad limitada

0
1009

En los últimos tiempos, el término autónomo de responsabilidad limitada o emprendedor de responsabilidad limitada se han puesto muy de moda, y ello no resulta de extrañar teniendo en cuenta la gran ventaja que ofrece esta figura.

Una de las grandes desventajas que hasta no hace mucho venían sufriendo los trabajadores autónomos es que a la hora de tener problemas en su actividad profesional y contraer deudas, el trabajador autónomo tenía que hacer frente a dichas deudas con sus bienes inmuebles personales, como su propio hogar. Ello ha provocado que sean muchos los autónomos que pierdan sus hogares debido a que sus negocios o profesiones no han funcionado como esperaban.

Cuando se habla de un autónomo o emprendedor de responsabilidad limitada se habla de una persona física que, en su nombre, realiza a través de una empresa una actividad de tipo comercial, industrial o profesional. Es aplicable a todos los autónomos, tanto empresarios como profesionales, pudiendo acogerse a este régimen empresarios o profesionales que ya estuviesen ejerciendo su actividad con anterioridad o bien nuevos emprendedores.

¿Qué ventajas ofrece ser autónomo de responsabilidad limitada?

La principal característica, la principal ventaja de la que gozan este tipo de trabajadores, es la posibilidad de evitar de manera parcial que dicha persona tenga que responder con todos sus bienes si contrae deudas derivadas de su actividad profesional a las que no puede hacer frente.

En otras palabras, se excluye la responsabilidad por aquellas deudas originadas por la actividad económica, siempre y cuando se reúnan una serie de requisitos, evitando que la vivienda habitual del trabajador pueda sea embargada en caso de contraer una deuda profesional o empresarial.

Pero ello solamente es válido para inmuebles con valores que no superen los 300.000 euros, o bien para viviendas que no superen los 450.000 si la misma se encuentra en poblaciones que cuenten con más de un millón de habitantes. La figura del emprendedor o autónomo de responsabilidad limitada forma parte de la Ley 14/2013 de 27 de septiembre y se encuentra dirigida a promover la actividad emprendedora.

Es importante señalar que este tipo de profesionales han de tener en cuenta que esta figura no  ampara todas sus deudas, solamente aquellas que están originadas por su actividad profesional. En otras palabras, no se encuentran protegidos en relación a sus deudas particulares o familiares. Tampoco les exime de su responsabilidad con aquellas deudas con Hacienda o con la Seguridad Social.

Además, hay que hacer hincapié en que aquellas deudas que hayan sido contraídas con anterioridad a convertirse en emprendedor de responsabilidad limitada tampoco quedarán libres de responsabilidad y habrá que hacer frente a ellas. En otras palabras, convertirse en autónomo de responsabilidad limitada no significa que el trabajador se encuentre completamente protegido ante cualquier tipo de deuda.

Además, debe decirse que este beneficio se perderá en aquellos casos en los que se haya actuado con fraude o negligencia grave en el cumplimiento de sus obligaciones con terceros, y siempre y cuando ello conste perfectamente acreditado con una sentencia firme.

Tal y como establece la ley, quienes deseen acogerse a este régimen deberán comparecer ante notario para declarar de manera formal su interés de adquirir la condición de autónomo de responsabilidad limitada.

Además, en el momento de inscribirse en el Registro Mercantil correspondiente tendrá que indicarse el inmueble que se pretende desvincular por completo de las obligaciones empresariales o profesionales. Asimismo, en el Registro de la Propiedad se deberá inscribir la no sujeción de la vivienda en cuestión. De ambos trámites podrá ocuparse el notario. Por último, habrá que constatar con la documentación pertinente la condición de autónomo de responsabilidad limitada y someter a auditorías las cuentas anuales de la actividad profesional o empresarial.

En otras palabras, si eres emprendedor y autónomo o bien pretendes serlo y no deseas poner en riesgo tu vivienda, tu hogar, te recomendamos que te acojas a este régimen para en el caso de contraer deudas no tengas que responder con tu vivienda y perder tu hogar, ya que nunca se sabe cómo puede ir un negocio.   Convertirse en  autónomo de responsabilidad limitada es una buena alternativa para evitar poner en riesgo la vivienda familiar o la vivienda particular del trabajador.