Victoria de la iniciativa social en la paralización del proceso de privatización de la Sanidad madrileña

0
843

Tras las mareas blancas que han inundado durante meses las principales calles de Madrid, las plataformas de rechazo al proceso de privatización impulsado por Lasquetty, han logrado su paralización y con ello, un nuevo triunfo social que viene a sumarse a los ya conseguidos en Burgos, Castilla La Mancha (con su logro de frenar el cierre de las urgencias nocturnas), las paralizaciones de desahucios, etc. El “sí se puede” se convirtió con la noticia que conocíamos ayer, en un “sí hemos podido”, y con este grito celebraron los profesionales de la sanidad pública madrileña y sus pacientes (y una gran parte del País) la victoria alcanzada tras las manifestaciones multitudinarias en la calle.

Una vez conocida la noticia, el consejero de Sanidad, Javier Fernández-Lasquetty, presentó su dimisión del cargo, asumiendo su fracaso pero con gran serenidad y negando que toda esta situación pueda ser considerada como un fracaso político. Presenta  por tanto su dimisión simplemente porque su proyecto no ha salido adelante y era su responsabilidad lograrlo, y como decíamos anteriormente dimite de su cargo de consejero de Sanidad, pero manteniendo su escaño de diputado popular en la asamblea de Madrid.

la sanidad pública no se vende, se defiende¿Por qué se ha paralizado el proceso de privatización?

Esta reforma impulsada desde la Consejería de Sanidad estaba suspendida de forma cautelar por el Tribunal Superior de Justicia de Madrid. ¿Qué motivos ha tenido TSJM para paralizar el procedimiento? Bien, entre otros argumentos, se recogen algunos de vital importancia; esgrimen los magistrados que los cálculos presentados como ahorro para Madrid, son “estimativos e hipotéticos” y que si se llevara a cabo a priori la externalización y finalmente la misma fuera anulada, sería nefasto no solo para el interés público, sino que afectaría también a la economía y a la Hacienda Pública madrileña.

Para el Presidente madrileño, Ignacio González (que ha declarado respetar la decisión judicial a pesar de no estar de acuerdo con la misma), mantener el proceso de externalización en marcha no parece responsable ni coherente por la “falta de certeza jurídica” y la dilatación en el tiempo de esta situación de incertidumbre que viven actualmente los afectados. De todas formas también apostilla que no se trataría de un cierre definitivo del proyecto, sino que el mismo podría retomarse en un futuro, dependiendo siempre de ciertos factores que se estudiarían en su momento. Lo que sí ha asegurado es que esta situación no va a generar nuevos recortes en la Sanidad de la Comunidad de Madrid, eso sí, considera necesario seguir en la línea actual de ajustar gastos.

¿Qué significa la paralización de la privatización de la Sanidad a nivel de movilización social?

Se trata sin duda de un éxito de vital importancia que se suma a una tendencia que va en aumento en los últimos tiempos, en la que cada vez más, la movilización social consigue con su voz en la calle frenar lo que muchos consideran como recortes en la Ley de lo Social. En este caso, el TSJM parece estar dando la razón al ya denominado “pueblo”, pues considera que cambiar un sistema sanitario acreditado y eficiente basandose en meras improvisaciones y en excusas económicas estimativas e hipotéticas sería algo arriesgado.

No debemos olvidar tampoco que a las manifestaciones de profesionales y usuarios de la sanidad se han unido diversos recursos presentados por un bufete contratado para la causa en diferentes Juzgados además de una denuncia ante la Comisión Nacional de Competencia entre otras acciones legales.

Esta batalla ganada da esperanza a otros colectivos que luchan por sus derechos, pues se trata sin duda de un triunfo de la presión social frente al poder inamovible de los gobernantes.